Así los quiero ver

Así los quiero ver
Agüero hizo dos goles en la serie de Champions para el Atlético Madrid. Lisandro López metió ¡tres! esta tarde, en el Lyon. A 11 días del choque ante Brasil, los dos están en llamas. ¿Diego, buscabas un nueve?
La cara de Diego Maradona va cambiando, conforme al paso del tiempo y al rendimiento de sus players, en vísperas de la batalla del 5 de septiembre. A la alegría del entrenador por jugar en el Gigante de Arroyito, a la buena imagen que le causó las intenciones de Lionel Messi de cuidarse, ahora se le anexan goles. Dos tipos con el rifle cargado de pólvora estarán en las pupilas de Dunga a la hora de plasmar con la tiza las indicaciones en el pizarrón. A ver si Lucio y Juan están distraídos a lo que está pasando por la preclasificación a la Champions League, porque Sergio Agüero y Lisandro López se muestran con la mira calibrada y esperando hacer que la pelotita bese la red de Julio César en el clásico sudamericano. Por Francia cayó Licha para reemplazar a Benzema, que partió al Real Madrid de los Galácticos. Bien por el Lyon, porque el ex Racing está pagando con goles su llegada. Hoy, tres (uno mejor que el otro, con una sutileza exquisita en el tercero) para que su equipo se clasifique a la fase de grupos y le arruine la tarde al Anderlecht de Bélgica. La película se debe haber visto también por Portugal, donde Lisandro es ídolo de la afición del Porto. De la parte colchonera de España, Kun no se movió. El ex Independiente fue tentado por clubes grandes de Europa (Manchester, Chelsea e Inter, entre otros), aunque el Aleti lo declaró intransferible y ahora busca reformarle la cláusula de rescisión. Arrepentido no debe estar Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid: la desparramada, y post gol, del yerno de Diego hoy, fue de potrero y paladares negros. Además, el papá de Benjamín ya lleva dos en esta Champions, porque también le había anotado al Panathinaikos en el partido de ida. Esto no es un déjà vu ni mucho menos, pero el técnico de la Selección Argentina ya lo vivió contra Rusia. Ambos hicieron un gol -el de Agüero, un deleite para ver una y otra vez- para que la celeste y blanca ganara 3 a 2. La próxima parada está en Rosario y, enfrente, Brasil. De no caer en la mala fortuna de una lesión o algún fenómeno paranormal, la dupla que pasó por los dos equipos grandes de Avellaneda será convocada. O titulares o suplentes, da igual, porque Diego lo debe estar pensando: "Así los quiero ver"

Comentá la nota