"No quiero ver más gente sufriendo en Mar del Plata"

La tercera ubicación a nivel local para el "Frente es posible", que encabezó el doctor Fernando Arroyo, constituyó tal vez el resultado más llamativo en estas elecciones locales.

En su primera entrevista con LA CAPITAL como flamante concejal electo, el doctor Fernando Arroyo, cuyo paso por Tránsito municipal en la década del ochenta todavía es recordado, afirmó que "lo importante de este resultado es que un partido chico e independiente -porque en el fondo nosotros somos todos independientes-, logró penetrar dentro de ese bloque enorme que es el oficialismo y los aparatos que tienen los partidos grandes. Nosotros representamos el sentido independiente de Mar del Plata.

- Claro que usted ya era una figura conocida en Mar del Plata...

- Hace veinticinco años que estoy en la lucha. Tardé veinticinco años en llegar. Realmente es el ejemplo de que la paciencia y la constancia logran resultados.

- ¿Qué cosas cambiaría hoy en la ciudad?

- Sería muy largo de enumerar la cantidad de cosas que hay que cambiar en Mar del Plata. Y lo vamos a hacer porque vamos a seguir creciendo. No tengo dudas de que si esta vez sacamos por ejemplo un 17% en dos años sacaremos un 35 o más porque es inexorable. Las sociedades marchan hacia su perfeccionamiento. Lleva tiempo, pero llega. Un día van a descolgar el cuadro de Maradona y van a poner el de Favaloro. Yo confío mucho en la sociedad y en nuestra juventud que es maravillosa. Cuando esta juventud llegue a los cargos de poder, todo va a cambiar. El problema son los viejos. Nosotros somos culpables de esta situación actual.

- Ha pesado su paso por Tránsito en este resultado?, cree que la gente lo recuerda?

- Yo creo que sí, creo que piensa en todo eso.

- El tema seguridad, que ha sido uno de los ejes de su campaña, ¿también pesó en este resultado?

- Sí. Lo que ocurre es que nosotros tenemos una idea completa acerca del tema seguridad. Hasta ahora todos los candidatos y toda la gente que escuché hablar, incluso funcionarios, tienen un discurso sobre la seguridad que demuestra que conceptualmente no saben de qué están hablando. O hablan en un sentido muy parcial. Voy a explicarlo más claro: muere una persona de una bala perdida, por ejemplo. Gran escándalo y eso es inseguridad. Tanta inseguridad que paramos la ciudad, viene el gobernador... ahora, se rompe un tablón en una obra en construcción y el albañil cae y muere. Es una vida. Pero lo entierran y acá se terminó el problema. Pero eso también es inseguridad.

- Claro, pero las tintas están cargadas sobre la inseguridad relacionada fundamentalmente con la delincuencia...

- Sí, claro, las tintas se cargaron sobre eso. Pero la inseguridad es todo, porque usted tiene que medir cuántas vidas se pierden o cuántas se ganan. A mí lo que me importa es tener un código de seguridad que ataque todo el problema. No quiero que muera nadie. Ni de un balazo en la calle, ni porque un tablón se quebró, ni porque un chico se ahogó en el mar, ni por ninguna otra cosa. O sea, hay que atacar todo al mismo tiempo.

- ¿Y desde el Concejo se puede atacar?

- Se puede hacer, sí. Hay que hacer un código de seguridad y tomar las acciones necesarias. Por eso por ejemplo la policía de seguridad de la que yo hablo, no es al estilo de la policía de la provincia. Es una policía que por ejemplo tendría un departamento de seguridad industrial. Que se dedicaría a controlar que cuando instalan una fábrica los elementos que tienen en funcionamiento no sean peligrosos. Así también se salvan vidas.

- ¿Ese va a ser el eje de su trabajo en el Concejo Deliberante?

- Claro, esa es la idea. Eso y otro tema que me preocupa mucho y es que no quiero ver en Mar del Plata gente sufriendo. No puede haber una ciudad turística de primer mundo en donde hay gente durmiendo en los portales de las iglesias. No puede haber una ciudad turística donde hay criaturitas de poca edad mendigando monedas en una esquina. Tenemos que resolver eso.

- Hablamos entonces, también, de inclusión...

- Sí, claro, hablamos de todo. Pero esto es como la educación. Cuando hablamos de tránsito, por ejemplo, ahí tenemos que educar. Todos sabemos que el verdadero camino y el único es educar. Pero al mismo tiempo no podemos esperar tres, cinco, veinte años, a que la persona se eduque, porque en ese tiempo moriría mucha gente. Las medidas las tenemos que tomar hoy. Y comenzar a educar a toda velocidad. Eso es lo que yo planteo también en materia de seguridad.

- Hay cosas que no son nuevas, que ya están escritas...

- Claro, pasa que las cosas están escritas pero no se cumplen, primero. Segundo, no se ha educado a la gente. ¿Qué escuela de tránsito hay en este momento? Ninguna. Yo hace más de veinte años atrás había creado en Mar del Plata una escuela de tránsito para los jardines de infantes. Eso desapareció. Entonces, en vez de avanzar, retrocedemos. Es urgente que ya, mañana, empecemos a trabajar para que los chiquitos del jardín de infantes comiencen ser instruidos. Para que cuando lleguen a los 18 años y manejen, tengan las normas internalizadas. Y así como usted puede atarse los cordones de los zapatos sin mirar o yo puedo hacerme el nudo de la corbata sin mirar, porque tengo adiestramiento, el chiquito se va a poner el cinturón de seguridad o va a respetar la luz roja, porque va a ser como ponerse la corbata.

- ¿Qué va a ser lo primero que haga cuando pise el Concejo Deliberante?

- Lo primero que voy a hacer es lo que estoy haciendo ahora: agradecer a toda la ciudad de Mar del Plata. A los que me votaron y a los que no me votaron. A los que no me votaron les diré que se perdieron una gran oportunidad. Pero que tendrán otra más adelante. Y a los que me votaron, que los felicito porque yo voy a hacer lo imposible por trabajar por Mar del Plata porque quiero a esta ciudad.

- ¿Con la escuela qué va a hacer?

- Nada, voy a seguir trabajando en la escuela, si no es optativo. No voy a dar clases pero voy a seguir con la dirección.

- ¿Le va a dar el tiempo para todo?

- Yo siempre tuve tiempo para todo. Cuando era director de Tránsito no dejé la escuela. Hice todo. Voy a seguir haciendo lo mismo.

Comentá la nota