Te quiero ver, escopeta.

El simpático qatarí, uno de los candidatos y ganador del Rally Argentina, es príncipe y ejemplo en su país. Tirador, fue a cuatro Juegos Olímpicos y, claro, le gusta cazar.
Jamás pierde la sonrisa, el príncipe Nasser Al-Atthiyah. Cuando despuntó en el automovilismo, el pequeño emirato de Qatar, en el golfo Pérsico, estaba gobernado por un emir rival de su familia, por lo que Nasser encontró varios impedimentos para competir. En parte por eso, se dedicó al tiro deportivo. El cambio de situación política le permitió iniciar su participación internacional, en la que cosechó el título 2006 de Grupo N en el Rally Mundial y, volcado al Cross Country, se llevó la Copa FIA del año pasado. Tomado como ejemplo en su país, la imagen de Al-Attiyah, asociada al esfuerzo y tesón, aparece hasta en los libros de lectura que utilizan los niños qataríes. Los avatares del comienzo y la idolatría actual son dos temas que cohíben al amable Al-Attiyah, compañero de Orlando Terranova en el equipo X-Raid. Se pone incómodo cuando se intenta corroborar de primera mano esas historias. Ofrece, en cambio, un poco de lo que come para reponer energía al cabo de la segunda etapa: una larga vara que parece la rama de un arbusto. "Es comida sudafricana", explica. "Carne de ciervo preparada", amplía.

"Estoy feliz de haber vuelto a la Argentina, donde he corrido y ganado el Rally de Argentina, y tengo muchos amigos... En el Dakar de Africa todos tienen más experiencia, como los pilotos de Mitsubishi, y en eso me sacaban ventaja. Pero aquí estamos mucho más parejos Es una carrera muy importante para nosotros y estoy ansioso por llegar a Villa Carlos Paz, a Córdoba... Si allí se usaran algunas zonas del rally podría tener cierta ventaja, pero quién sabe", dice el ganador de la primera etapa, entre Buenos Aires y la pampeana Santa Rosa. Ayer, en la segunda, se perdió. "En un monte había un tramo de navegación y equivocamos el camino. Dimos algunas vueltas porque había alambrados y si uno los rompe recibe una fuerte multa. Perder siete minutos en el Dakar es como perder siete segundos en un rally. Nada", explicó. "Fue enteramente mi error, él es un caballero y no me culpó", admitiría más tarde Tina Thörner, su navegante sueca.

-¿Qué es lo que más has disfrutado en tus anteriores visitas al país?

-Siempre es un gusto estar en este país, porque la gente realmente ama los deportes con motor y eso no lo he visto en ningún lado. Y, claro, eso no existía en los anteriores Dakar en los que participé.

-¿Qué importancia tiene el automovilismo en Qatar?

-El interés es un poco bajo y no tenemos cross country, sino el rally normal. De a poco, el automovilismose va volviendo más popular...

-Contás con la última evolución de BMW, ¿cuáles son las diferencias con el modelo anterior?

-Sí, es la evolución que también usaremos el año próximo. Cuenta con mejoras en el chasis y la suspensión. Las ruedas de auxilio fueron colocadas de manera distinta para lograr una mejor distribución de pesos. Es un paso adelante, pero aún mantenemos el mismo motor y la misma caja de marchas.

-Carlos Sainz, Stéphane Peterhansel, Giniel de Villiers y vos aparecen como los candidatos a ganar el raid. ¿Estás de acuerdo?

-Todos vienen aquí a ganar o, al menos, llevarse un buen resultado. Será un desafío importante, pero también quiero disfrutarlo. Sería fabuloso que el equipo consiguiera un gran resultado.

-¿Qué te dejó la experiencia en los Juegos Olímpicos?

-Allí fui como tirador. Practico con escopeta. Ya estuve en cuatro Juegos, y en los últimos tres mis resultados fueron buenos. Mi objetivo, hasta los próximos Juegos en Londres 2012, es ganar las ediciones del Dakar.

-El automovilismo y el tiro son dos disciplinas muy distintas. ¿Hay algo de una que puedas aplicar en la otra?

-Las dos representan un gran desafío. Y me encantan los desafíos, estar activo y practicar diferentes deportes. Practico tiro en un nivel muy alto y también el automovilismo. Eso me gusta. Creo que la capacidad de concentración es algo que se puede aplicar en las dos disciplinas.

-¿Por qué elegiste esos deportes?

-En mi país somos muy aficionados a la caza y así surgió lo del tiro. También lo he podido practicar en la Argentina, en Córdoba, un hermoso lugar. Me gusta salir a caminar por el campo, comer un asado y, por supuesto, cazar...

-¿Y qué te gusta cazar?

-Palomas, de todo...

Comentá la nota