"Quiero un careo con el infeliz que me arruinó la vida"

Marta Feijóo responsabilizó al ex intendente Julio Alegre de los ilícitos que le imputan a ella. "Yo firmé para la compra del departamento de Le Parc de Punta del Este porque él me lo pidió, no sabía que estaba firmando para la constitución de una sociedad anónima; me enteré por el diario", dijo ante el juez Coria Vignolo.
María Marta Feijóo aseguró ayer que firmó distintos documentos por la compra de un departamento para Julio Fernando Alegre, en la ciudad de Punta del Este, pero que no supo que era para integrar sociedades anónimas uruguayas, que habrían sido utilizadas para efectuar negocios a favor del ex intendente capitalino.

Al regresar ayer al Palacio de Tribunales para ser indagada por presunto enriquecimiento ilícito, la joven afirmó que "lo hacía porque Julio Alegre se lo había pedido, aduciendo que él no podía figurar por ser el intendente".

Rememoró que había viajado a la ciudad balnearia del vecino país por petición de Alegre y que lo había hecho en una camioneta junto con su entonces chofer, Fabián "Bocha" Díaz. Esto sucedió en el año 2007.

Hoy será el turno de declarar de Gustavo Alegre Vega, mientras que su padre Julio Nallip Alegre, no lo haría porque tendría problemas de salud, según trascendió. "

Estando allí, firmó varios papeles, "los cuales nunca leyó confiando en que Fredi no la engañaría", según explicó la declarante.

También aportó como dato que una vez que concluyó el trámite fueron por el centro esteño, oportunidad en la que Alegre y su esposa "Cati" buscaban locales de venta de muebles y elementos para decoración, que suponía eran para el departamento que creía acababan de comprar, según pudo suponer por el pedido que le efectuaron a una decoradora.

Ella aseveró que nunca conoció el inmueble en cuestión ni sabe su dirección. En el ámbito judicial, se especula con que se trata de un piso de la torre Le Parc en Punta del Este.

En ese mismo momento, Feijóo apuntó que después del trámite en la escribanía, "Julio fue a comprar unos zapatos y en ese lugar le dijo que eligiera un par de sandalias o lo que quisiera, a lo que ella le dijo: No gracias Fredi, vos sabés lo que quiero", para apuntar que se refería a que buscaba mejorar su situación laboral, para pasar a ser empleada de planta permanente de la Defensoría del Pueblo de la Capital o del municipio.

Por otra parte, aseguró no conocer personalmente al maletero del hotel Mantra Plaza, Mauricio Barbagelata Stillo, quien aparece como presidente de Coraltion SA (a través de la cual se habría adquirido el piso) ni a un tal Darwin, aunque escuchaba que Alegre a menudo se comunicaba telefónicamente con ambos y que los dos son uruguayos.

Comentá la nota