'Quiero agradecer las gestiones del Gobierno'

La médica calificó de 'importante' la gestión de la Presidenta en la obtención del permiso para viajar y aseguró que 'el pueblo argentino ha jugado un papel fundamental'. Sobre una posible reunión con Cristina, la doctora dijo: 'Si estoy invitada, voy a ir'. En conferencia de prensa, afirmó además: 'Voy a seguir haciendo mis críticas'.
La médica cubana, Hilda Molina, dijo que "lo más lindo que tiene Argentina son sus personas" y agradeció "las gestiones del gobierno" argentino para que pudiera viajar al país a visitar a su familia.

"Agradezco muchísimo al gobierno argentino por su gestión", dijo Molina a Télam al referirse al pedido de la Argentina a Cuba para que la médica cubana pudiera viajar al país a visitar a su madre, quien se encuentra internada con una grave afección cardíaca.

En una conferencia de prensa desarrollada en la casa familiar de El Palomar y acompañada de su hijo, Roberto Quiñones, la médica cubana manifestó su "respeto a la jefa de Estado" Cristina Fernández de Kirchner y se mostró dispuesta a mantener un encuentro con las Presidenta: "Si me invita voy a ir", afirmó.

Asimismo, agradeció al pueblo argentino, ya que "ha jugado un papel en la gestión de este viaje".

Respecto a su permanencia en el país, la neurocirujana de 66 años, aseguró: "me voy a quedar en Buenos Aires todo el tiempo que requiera la salud de mi madre", Hilda Morejón, quien se encuentra internada en el hospital Tornú con una grave afección cardíaca.

En ese sentido, aseguró que "si el estado de salud de mi madre no mejora", durante el plazo de 30 días fijado por el gobierno de Cuba "pediré a la embajada cubana que se prorrogue mi estadía en el país".

"Mientras ella esté así va a tener mi mano junto con la de Verónica (Scarpatti, su nuera) y mi hijo", agregó.

Consultada sobre si pensó en radicarse en la Argentina, la disidente cubana expresó: "Créanme que nunca se me pasó por la cabeza" y agregó: "Yo quisiera que mi madre mejorara y que me pudiera acompañar de regreso a mi país".

Molina se mostró agradecida por las muestras de "alegría y afecto" recibidas por parte del pueblo argentino por "haber podido hacer realidad este viaje", al tiempo que contó que durante su vuelo a la Argentina "nadie me habló políticamente mal del gobierno cubano".

En otro orden, dijo desconocer el proceso electoral que se vive en la Argentina: "Debe ser que soy tan refractaria a la política que no tenía la menor idea de estas elecciones".

A pocas horas de su llegada al país, al que arribó esta madrugada, la médica cubana se dirigió al Hospital Tornú para visitar a su madre de 90 años, que dijo: "Si bien está en fase de compensación, su vida aún se encuentra en peligro".

Por su parte, su hijo, Roberto Quiñones, señaló que "mi madre estaría agradecida de ser recibida por la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner)", al tiempo que agradeció la "excelente atención" brindada a su abuela por todo el personal del Hospital Tornú".

A llegar al país, Molina aseguró que la carta que le había escrito al gobierno cubano para pedirle que la dejaran viajar a ver a su madre "la escribí con el corazón y gracias a Dios hoy estoy aquí para ver a mi madre y a mi familia".

La neurocirujana reiteró que es "inmensa la alegría que estoy viviendo", al poder visitar a su madre y conocer a sus dos nietos, Roberto Carlos y Juan Pablo, de 13 y 8 años, de quienes dijo: "No sé si es porque son mis nietos, pero yo encuentro que son lo más maravillosos del mundo".

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió en la residencia de Olivos, al hijo, la nuera y los nietos de Hilda Molina, quienes le agradecieron las gestiones del gobierno argentino ante el cubano para que se autorice el viaje de la médica cubana al país

Comentá la nota