Quieren usar el agua tratada de las cloacas para regar cultivos.

Buscan sacar una ley para aprovechar los líquidos purificados de la planta del Cerrillo Barboza.
En el gobierno quieren hacer una ley para poder regar cultivos con las aguas que resultan de la purificación de los líquidos cloacales. Al menos, así lo pidió José Luis Gioja ayer a su equipo de colaboradores, donde estaban el presidente del bloque en Diputados Daniel Tomas y el presidente de OSSE Adrián Cuevas. El gobernador habló del tema mientras recorría la planta de tratamiento de residuos cloacales de Cerrillo Barboza (Rawson), a la cual consideran única en el país por ser de última generación y por sus amplias posibilidades de tratamiento del agua servida. La idea es usar el agua tratada que será volcada en el arroyo Agua Negra.

"Queremos hacer una ley como hizo Mendoza, porque acá tenemos entendido que el agua de los desechos cloacales no puede ser usada para el riego de plantaciones. Obviamente el agua servida no, pero esto es agua purificada, tratada, y es bueno aprovecharla para forestación y para cultivos", dijo Gioja. Incluso, según Cuevas, el agua es de mejor calidad para este fin que la tradicional porque tiene nutrientes que, por ejemplo, hacen innecesaria la incorporación de humus al suelo.

El arroyo Agua Negra nace de surgentes en Santa Lucía casi limitando 9 de Julio y se extiende por más de 20 kilómetros, desembocando en el Río San Juan. Según dijo el titular de Hidráulica, Jorge Millón, se puede pensar en sumar con estos líquidos un 3% de superficie regada en la provincia, unas 3.000 hectáreas.

A diferencia de la planta de Bajo Segura que se usa actualmente y que se basa en un proceso mecánico de purificación de líquidos, esta nueva planta de tratamiento se basa en un proceso natural en lagunas con bacterias (ver aparte) que es más eficaz, según la información oficial.

Ayer anunciaron que, en el marco de las obras del subsistema cloacal de Rawson (se llama así pero también beneficiará a Capital y Rivadavia, unas 160.000 personas en total), en 30 ó 40 días estarán en condiciones de hacer las primeras conexiones domiciliarias (ver aparte), unas 3.500, y por ende, de empezar a usar el novedoso sistema.

Esta instancia es parte de un ambicioso plan de saneamiento local que busca tener en 2015 un 80% de la población con cloacas. Hoy llega a cerca de un 30% y con el subsistema cloacal de Rawson que está en construcción se sumará un 27% más. El resto lo sumará el subsistema de Chimbas, que abarca la zona norte de la provincia, actualmente con proyecto y esperando financiamiento nacional.

Así las cosas, ahora esta planta se usará para todo el sistema nuevo, y después del 2015, si se puede cumplir la meta, se usará en conjunto con la de Bajo Segura.

"Con estas lagunas estamos cubriendo un circuito de 15 a 20 mil habitantes que van a descargar acá, pero tienen capacidad en esta primera etapa para 150 mil habitantes. El proyecto integral de OSSE es un sistema integrador de saneamiento que va a permitir ampliar estas lagunas para la descarga de Chimbas, Rawson, parte de Rivadavia, parte de Santa Lucía y zona centro, donde se van a realizar cámaras compartidoras y se van a regular caudales hacia Bajo Segura y otros hacia estas lagunas facultativas", explicó Cuevas.

Comentá la nota