Quieren tatuarles las nalgas a los portadores de HIV

Myeni, primer ministro del país africano con mayor índice de enfermos, dice que es "la solución". Allí mueren 10 mil adultos por año a causa del virus.
Timothy Myeni, primer ministro de Suazilandia, el país africano con mayor índice de infectados de sida del mundo, decidió poner freno a la epidemia marcando de por vida a los contagiados.

Myeni propuso que todos los ciudadanos del país sudafricano se sometan a unas pruebas y que se tatúe a aquellos que den positivo una marca en las nalgas que sirva de advertencia para quienes deseen mantener relaciones sexuales con ellos. "Antes de acostarse con alguien habrá que mirar a su trasero, para saber si tiene o no el virus", declaró el primer ministro durante la rueda de prensa en que presentó la medida, que ha suscitado gran polémica en el país.

Las organizaciones humanitarias, con Siphiwe Hlophe, activista vinculada al sector sanitario, a la cabeza, se han apresurado a condenar las palabras del primer ministro y lo han acusado de vulnerar los derechos de los ciudadanos."No necesitamos legisladores como él porque mucha de la gente que lo ha votado puede estar infectada. ¿Por qué, entonces, los está discriminando?".

El ideólogo de la propuesta es Eliot Tofa, doctor de la Universidad de Suazilandia quien el año pasado ya trató de persuadir a Myeni, al que le prometió haber encontrado la "solución" para evitar que se propagaran los casos de VIH, una enfermedad que ha mermado la esperanza de vida de los suazis durante la última década hasta dejarla en sólo 31 años, 13 menos que en 1999.

La semana pasada, el primer ministro pidió disculpas por haber querido "marcar a los enfermos de sida" y prometió retirar la propuesta, en una declaraciones recogidas por el diario Times of Swaziland. Unos días antes había criticado a aquellos que conociendo su estado como portadores del virus continúan «acostándose con personas inocentes y desprotegidas».

Las estimaciones sobre las personas contagiadas resultan confusas. La OMS afirma que el 26,1% de población adulta del país padece esta enfermedad, mientras que el Gobierno maneja estadísticas cuya cifra se eleva a un 42 por ciento. Cada año, unos 10.000 adultos mueren de VIH en una población total de un millón de habitantes.

Comentá la nota