Quieren quitar retenciones a trigo, maíz y sorgo y bajar a 25 por ciento la de soja

Por iniciativa de Ferro, el Acuerdo Cívico y Social realizó jornada de trabajo

Hubo, obviamente, un acto de campaña (ver aparte), pero antes de ese cierre se desarrolló un verdadero encuentro de trabajo organizado por el diputado nacional Francisco Ferro, quien fue considerado por Elisa Carrió como "un referente indiscutido del Acuerdo del sector agropecuario", a tal punto que la líder de la Coalición Cívica, en diálogo con la prensa, afirmó que "´Pancho´ es la persona que más ha contribuido en el Congreso a la lucha por el campo, y seguramente será una figura central en el gobierno nuestro para desarrollar la agroindustria en el país. Si alguna vez soy presidente, va a ser ministro".

Fue Ferro el depositario del agradecimiento de los más de quinientos concurrentes anteayer al establecimiento "Los Moros" -su propietario solventó los gastos del almuerzo como "contribución al Acuerdo por su compromiso con el campo"-, ubicado en kilómetro 22 de la Ruta 193, en el partido de Exaltación de la Cruz.

No era para menos. Candidatos distritales, seccionales y nacionales de la Coalición Cívica dentro del Acuerdo Cívico y Social, y referentes del campo, debatieron por más de tres horas algunas ideas-fuerza que esperan plantearse en las legislaturas. ¿El objetivo? No improvisar, poseer proyectos claros, que sin duda se enriquecerán con propuestas de otras fuerzas políticas.

No debería llamar la atención una jornada como la efectuada en Exaltación de la Cruz pero, como bien apuntaron el intendente de 25 de Mayo, Mariano Grau, y su par de San Pedro, Mario Barbieri, cuando presentaron las conclusiones de los grupos que coordinaron, no suelen acontecer reuniones tan fructíferas, de verdadero intercambio de ideas y con la participación de gente muy capacitada en las diferentes áreas de la producción. Es que hubo productores, contratistas, ganaderos, tamberos, representantes de economías regionales que no agotaron sus palabras en críticas al modelo actual, sino que invirtieron el tiempo en exponer problemas y posibles soluciones para la producción.

El sector agroalimentario,

"cuestión de Estado"

El Acuerdo Cívico y Social define como "cuestionó estratégica y central" generar las condiciones para que el sector agroalimentario y agropecuario "exprese todo su potencial de manera sustentable, social y agroecológica, multiplicando la producción, las exportaciones y asegurando el abastecimiento de alimentos para todos los argentinos".

Francisco Ferro recalcó que el gobierno actual "discrimina, maltrata y descalifica a los productores. Altera permanentemente las reglas de juego generando incertidumbre y desazón. Como consecuencia, cae la producción, compromete el abastecimiento interno de alimentos y hace perder presencia al país en los mercados internacionales, para los que Argentina deja de ser un abastecedor confiable".

"Debemos evitar la quiebra del campo, la desaparición de miles de productores y la pérdida de puestos de trabajo en el interior", enfatizó tras el almuerzo y antes que se explicaran las ideas abordadas en las comisiones.

Con las conclusiones aportadas por cada uno de los siete grupos de trabajos, que se dividieron por zonas (la Nº4, coordinada por Grau involucró a 25 de Mayo, Saladillo, Roque Pérez, Las Flores, General Alvear, Bolívar, Daireaux, Hipólito Yrigoyen, Azul y Olavarría), se confeccionará un documento que será el punto de partida para redactar proyectos e introducir modificaciones a leyes vigentes.

Hubo muchas iniciativas, pero en todos los grupos coincidieron en que deben terminarse gradualmente las retenciones a la agricultura, aplicar reglas claras para la ganadería y la lechería y abortar las compensaciones, porque el productor "no necesita ayuda, sino que no le saquen y una política clara para trabajar".

Por el fin de las retenciones

Más de una docena de puntos se debatieron. En cuanto a granos y oleaginosas, hubo total acuerdo en que haya una eliminación inmediata de retenciones en trigo, maíz, y sorgo, y también en girasol, al menos en la geografía argentina donde es considerado una economía regional. Para la soja, quieren bajarlas al 25 por ciento y una merma progresiva hasta anularlas definitivamente. "El impuesto a las ganancias es la salida", dijeron, porque de lo contrario, como ocurre ahora con la magra cosecha, "se le está sacando a los productores de las pérdidas".

Para carne y lácteos, además de la total quita de retenciones, consideran imprescindible poner en marcha un plan estratégico de ganados, carne y leche con incentivos fiscales y crediticios para retención de vientres, aumento de peso de faena, producción de novillo pesado, incremento de la oferta forrajera, productividad y sanidad.

El Acuerdo Cívico quiere una "apertura irrestricta de las exportaciones", derogación de los ROE y toda la normativa de la ONCAA, que "facilita el manejo discrecional, propicio para la corrupción que hoy la caracteriza". Respecto a economías regionales, entre otras cosas, van por la eliminación de retenciones a las frutas, té, yerba mate, arroz, lino, y otros productos regionales.

Tuvieron en cuenta también la conservación del suelo, porque "la sustentabilidad debe aplicarse a todos nuestros recursos" y "es deber insoslayable de cada generación dejar a las venideras el suelo con la misma o mejor aptitud productiva". Expusieron en las conclusiones que debe convocarse al INTA y a universidades para confeccionar un programa "excelente" en la materia.

Apuesta el Acuerdo a una "nueva ley de emergencia que atienda en forma rápida y ágil a los productores", y evaluaron crear "un fondo permanente y afectado a tal fin".

Hablaron también de infraestructura física y social, de la necesidad de promover la investigación y el desarrollo científico y tecnológico, públicos y privados, y la interrelación de éstos con el mundo productivo, propia de la sociedad del conocimiento.

"Oferta abundante, mercados competitivos y transparentes, son la mejor defensa del interés de los consumidores. A ello deben propender nuestras políticas públicas", reflexionaron, proponiendo "un ámbito participativo para fijar políticas de desarrollo para cada una de las cadenas de valor de origen agropecuario".

Comentá la nota