No quieren que el personal sea la variable de ajuste

Coinciden industriales y cámaras empresarias a nivel local. Sin embargo, la producción y las ventas disminuyeron. Para preservar el empleo deben reducir costos en otras áreas.
Contrariamente a lo que sucedía en otras épocas, cuando las crisis económicas repercutían casi inmediatamente sobre el nivel de empleo, en esta oportunidad los empresarios locales intentan evitar por todos los medios que el personal sea la variable de ajuste.

Las causas de esta tendencia pueden encontrarse por un lado en un incipiente cambio de mentalidad en el empresariado, y en la gran dificultad que reina en el mercado laboral para conseguir técnicos en determinados oficios y especialidades.

"Lo que manifiestan los empresarios es que la pérdida de fuentes de trabajo significa una descapitalización para las empresas, porque hay personal que ha sido capacitado durante muchísimo tiempo, la empresa ha invertido en esa capacitación y ahora no les resultaría simpático ni agradable tener que recurrir a una medida de despido", señaló ayer en declaraciones al programa (PDI) Parque de Inversiones que se emite por FM Plaza (92.1 Mhz) el delegado regional del Ministerio de Trabajo bonaerense, Guillermo Lindoso.

Sin embargo, la gran mayoría de las empresas admite una caída en el nivel de actividad y señalan que deben extremar medidas de reducción de costos en distintas áreas con el fin de evitar por todos los medios los despidos.

En ese sentido, el jefe de Recursos Humanos de la planta de fabricación de sanitarios de la empresa Ferrum ubicada en Villa Rosa, Marcelo Silva, manifestó: "en Ferrum pasa lo mismo que está pasando en general con el sector de la construcción. Ha habido una disminución de las ventas de entre el 20 y el 30%. Por el momento, seguimos trabajando, la compañía está produciendo, estamos simplemente acomodando nuestros gastos, tratando de ajustarnos y de cuidar mucho la caja de la compañía, eso es vital. Pero no estamos despidiendo personal. Lo que estamos haciendo es no incorporar esperando marzo, pero creemos que no va a cambiar mucho el panorama".

No obstante, Silva ratificó la vocación de la compañía de no efectuar cesantías. "Hemos pasado por situaciones aún más complejas que esta en el 2001/2002 y sin embargo nunca fue el personal una variable de ajuste para nuestra compañía. Entiendo que vamos a seguir con la misma política, vamos a tomar muchas medidas porque existen muchas posibilidades para seguir resguardándonos", resaltó en diálogo con PDI.

Por su parte, Lindoso trazó un panorama más general acerca de cómo golpea la crisis en las empresas y sobre la retracción en la industria que pone en riesgo las fuentes de empleo. "La producción de muchas empresas está volcada a la exportación. Por lo tanto, muchas empresas nos comentan que es muy difícil mantener el volumen de producción que se sostenía hasta tiempo antes porque algunos mercados están cerrados y no hay posibilidades de poder exportar nada. Entonces, hay que ver de qué manera minimizar los efectos y creo que para eso no hay recetas mágicas", sostuvo.

Amenaza

Sobre la amenaza latente de despidos en las industrias del Parque Industrial, el presidente de la cámara empresaria del complejo (CEPIP), Juan Ciminari, consideró: "no es divertido echar a nadie. Cuando vos despedís gente estás rompiendo parte de tu patrimonio. Porque a un empleado lo tenés que formar, el trabajador tiene un tiempo de aprendizaje y eso forma parte de tu capital. No es como una máquina que la comprás, te la traen, te la enchufan y ya está".

Sin embargo, el presidente de la CEPIP aseguró que marzo será un mes clave para la toma de decisiones vinculadas con los puestos de trabajo. "A diferencia de otras épocas, esta vez no se produjo el típico ajuste sobre la gente. Siempre había un parate y enseguida lo pagaba el trabajador. Creo que esta vez se pensó un poco más", añadió.

Responsabilidad social

El jefe de Recursos Humanos de la planta de Ferrum ubicada en Villa Rosa, Marcelo Silva, señaló que despedir trabajadores frente a la crisis causaría un impacto social muy fuerte en la zona.

"Estamos muy comprometidos con el tema social y sabemos que de llevar a cabo despidos estaríamos impactando muy fuertemente en la zona, y no ha sido nunca esa la política de la compañía. Formar el personal que tenemos nos lleva mucho tiempo y no podemos desprendernos de ellos por una etapa muy puntual de una crisis", expresó.

Countries en la mira

El Ministerio de Trabajo bonaerense pondrá la mira, durante las inspecciones programadas para este año con el fin de combatir el trabajo en negro, sobre los countries y los clubes de polo que se encuentran radicados en gran número en el territorio del distrito.

Es que los funcionarios de la cartera laboral provincial presumen que se trata de un sector donde el trabajo no registrado es moneda corriente, fundamentalmente en lo que tiene que ver con los empleados de la construcción, los custodios, y las empleadas domésticas.

Para efectuar este tipo de controles, funcionarios de la Delegación Regional del Ministerio de Trabajo llevarán a cabo de manera periódica y sorpresiva operativos en ese tipo de establecimientos con el apoyo de inspectores provinciales.

Ese tipo de procedimientos también harán foco sobre los locales gastronómicos y los comercios vinculados a la actividad nocturna que se emplazan en su gran mayoría a lo largo del corredor de la ruta 8.

El delegado ministerial a nivel local, Guillermo Lindoso, aseguró que el espíritu de estos controles no es infraccionar por el solo hecho de castigar a los que infringen las normativas vigentes sino llegar a la regularización de la situación.

Comentá la nota