Quieren que para el 2011 Río Cuarto sea una ciudad libre de analfabetismo

"Cuan­do era chi­ca tu­ve que de­jar la es­cue­la en pri­mer gra­do, por­que te­nía que tra­ba­jar y re­cién en el 2001 apren­dí a leer y es­cri­bir.
Iba a la es­cue­la con chi­cos mu­cho más jó­ve­nes y me era muy di­fí­cil con­cen­trar­me pa­ra apren­der. Hoy es­toy muy fe­liz de lo que pue­do ha­cer y agra­de­ci­da a mis pro­fe­so­res", le­yó una se­ño­ra en me­dio de un llan­to de or­gu­llo y lu­cha.

Así se abrie­ron las jor­na­das en la Mu­ni­ci­pa­li­dad por el Día Mun­dial de la Al­fa­be­ti­za­ción, don­de el sub­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción, Fer­nan­do La­gra­ve, in­di­có que el ob­je­ti­vo es que Río Cuar­to sea una ciu­dad li­bre de anal­fa­be­tis­mo pa­ra co­mien­zos del años 2011.

"En el Día Mun­dial de la Al­fa­be­ti­za­ción se rea­fir­ma la ne­ce­si­dad de po­ner en prác­ti­ca un pro­ce­so sis­te­má­ti­co y ge­ne­ra­li­za­do que con­duz­ca a la ciu­dad a es­tar li­bre de anal­fa­be­tis­mo", in­di­có el fun­cio­na­rio.

-¿Se co­no­ce el nú­me­ro de anal­fa­be­tos en la ciu­dad?

-Te­ne­mos un nú­me­ro apro­xi­ma­do de en­tre 6 mil y 8 mil per­so­nas, un nú­me­ro al­to. Pe­ro cree­mos que con el au­men­to del nú­me­ro de ca­pa­ci­ta­do­res y el pro­gra­ma cu­ba­no "Yo sí pue­do" se lo pue­de re­du­cir. Aho­ra se de­be ha­cer una apues­ta ma­yor y mar­char a una in­ten­si­fi­ca­ción ex­ten­dien­do es­tos pro­gra­mas, pa­ra que la ciu­dad sea de­cla­ra­da por la Unes­co li­bre de anal­fa­be­tis­mo.

-Una ca­rac­te­rís­ti­ca del "Yo sí pue­do" es el cor­to tiem­po en el que se al­fa­be­ti­za, ¿pa­ra cuán­do es­pe­ran es­tos re­sul­ta­dos?

-La ex­pec­ta­ti­va es que po­da­mos es­tar ter­mi­nan­do el año 2010 con un Río Cuar­to en es­tas con­di­cio­nes. La de­ci­sión po­lí­ti­ca pa­ra ha­cer­lo ya es­tá y, ade­más, es­tá la po­si­bi­li­dad de ar­ti­cu­lar los pro­gra­mas y hay gen­te idó­nea pa­ra rea­li­zar es­tas ac­ti­vi­da­des.

La­gra­ve se­ña­ló que el tra­ba­jo de al­fa­be­ti­za­ción se di­vi­de en dos eta­pas: en la pri­me­ra, se ha­cen vi­si­tas ca­sa por ca­sa, "co­mo si fue­ra un cen­so", pa­ra iden­ti­fi­car a las per­so­nas anal­fa­be­tas, "lo que es di­fí­cil por­que sue­len no de­cla­rar su si­tua­ción", ase­gu­ra; y, en la se­gun­da, "se tra­ba­ja­rá en ca­da te­rri­to­rio de acuer­do a có­mo se pre­sen­ta la pro­ble­má­ti­ca en ca­da lu­gar".

El sub­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción ase­gu­ró que pa­ra tra­ba­jar con­tra el anal­fa­be­tis­mo no de­be ac­tuar el Mu­ni­ci­pio de ma­ne­ra ais­la­da, "se de­ben su­mar las igle­sias, los clu­bes, las re­des de ve­ci­nos y has­ta el ami­go de la es­qui­na, de­be ser un com­pro­mi­so ciu­da­da­no y so­cial que de­be asu­mir to­do Río Cuar­to", con­si­de­ró.

-¿Hay al­gún sec­tor más des­fa­vo­re­ci­do?

-Es­tá dis­tri­bui­do, co­mo lo que su­ce­de con la po­bre­za o la fal­ta de ali­men­ta­ción. Ob­via­men­te que hay zo­nas que son muy di­fe­ren­tes, pe­ro hay lu­ga­res en los que uno cree que por es­tar ur­ba­ni­za­do o te­ner ser­vi­cios bá­si­cos, los pro­ble­mas so­cia­les es­tán re­suel­tos. No ne­ce­sa­ria­men­te es así, cree­mos que la obra pú­bli­ca es sus­ten­to de la po­lí­ti­ca so­cial. Por eso no hay que de­jar de vi­si­tar nin­gu­na ca­sa, la con­di­ción de ser anal­fa­be­to es te­rri­ble­men­te ex­clu­yen­te y muy di­fí­cil de ad­mi­tir.

Comentá la nota