"¿Qué quieren?".

RACING: El DT de Racing va con todo: les responde a los que lo acusan de promover el antifútbol, a los colegas que lo ningunean y defiende el lugar que se ganó en Primera.
Por qué Gorosito te tiene bronca?

-Nooo, dejá. Ya está, dejá de hinchar las bolas. Hablemos de Racing, que es un sentimientoooo, no puedo paraaaaar. Una vez que la gente está contenta...

-Igual la hiciste sufrir.

-Yo no, todos.

-¿Tiraste un poco atrás al equipo o lo hizo solo?

-Eso es algo que vamos a hablar con los muchachos. Me pareció raro lo del segundo tiempo. Quisiera saber si nos quedamos porque habíamos hecho el gol o porque muchas veces el rival te lleva por delante. Pero no es lo que a mí me gusta. Quiero que siempre estén lejos de mi arco. Si tu arquero es figura quiere decir que algo hicimos mal. No me quedé contento con el segundo tiempo, sí con el resultado. Si tuviera un colchón de puntos importantes seguro que haríamos otra cosa. Ahora hay que ganar y sacar puntos.

-¿Con el 0-0 ante Central te vas contento?

-Y claro. La meta es no perder. En todos los partidos tenés que sumar. Así tenés chance de salvarte de todo. Si empatamos allá está bárbaro, y si ganamos mejor. Tampoco nos hagamos los héroes porque le ganamos a River y a Godoy Cruz. No estamos para hacernos los héroes. Los jugadores saben que la meta es no perder, después de ahí vale todo. El punto te lo da la AFA y hay que cuidarlo.

-¿La prioridad es no caer en descenso directo?

-La de Racing, la de Central, la de Gimnasia. Después, la Promoción es otro escalón que tenés que subir. La realidad hoy es alejarnos más del descenso. Para pensar en zafar de la Promo no te dan los números. Somos cinco equipos, y sólo uno pueda zafar. Central es al que veo mejor, tiene buen plantel. Encima nos tenemos que enfrentar con todos. Y de visitante con la mayoría. No es tan simple. Es una angustia constante, una tortura. Cuando termina el partido a veces ni lo disfrutás. Son demasiado los nervios que te comés por todas las cosas que te jugás.

-¿Tenés plantel para zafar de todo?

-De a poquito va apareciendo. El equipo que veían ustedes no es el mismo de ahora. Por ahí lo critican porque juega bien un tiempo y el otro no, antes porque no jugaba bien todo el partido. Entonces algo mejoramos. Y ahora nos dicen que escondemos las pelotas o entra el carrito. Pero no ponen que Racing tuvo un primer tiempo muy bueno. El partido no se paró tanto. Y el carrito entró también por tres jugadores de River que se lesionaron solos. ¿En ninguna cancha entra el carrito? ¿Y van todos corriendo como Benny Hill? No me jodan...

-Ustedes son bastante pillos. Vimos al médico colgarse del carrito para que fuera lento.

-Nooo. Se habrá subido para no venir caminando.

-No se subió, se colgó y le hablaba al conductor para que no acelerara...

-Tampoco es King Kong que va a parar un carrito de ésos con la mano. Yo miro todos los partidos, ¿sabés lo que son? Y si supieran todo lo que nos estamos jugando. En los otros partidos no juegan con una pelota, sino con un globo para que llegue lo menos posible al arco. Hay que estar en la silla eléctrica para darse cuenta. Desde afuera quieren que todo sea lindo, y no se puede.

-¿Creés que el hincha de Racing ya entendió que hay que jugar así?

-¿Acaso no festejaron? ¿No se quedaron cantando?

-¿Al plantel le prometiste uno o dos televisores?

-Es un LCD de 32 pulgadas por los dos partidos.

-Tacaño...

-Además está la ropa de Kevingston.

-Después del partido con Tigre le podías regalar una 45 a cada uno...

-Ja ja ja. El equipo fue de menor a mayor. Después vamos a hacer hasta donde podamos. En cada partido vas a tener cuatro o cinco jugadores nuestros averiados. Se están matando por el club y eso es lo que me da mucha fuerza. Yo al plantel lo veo entero. Esto es un juego, pero para el que lo mira desde afuera. Para los hinchas y para nosotros es una guerra, de vida o muerte.

-Querés que tus jugadores terminen agotados.

-Sí, y que terminen ovacionados. Cuando a la noche no te podés mover es señal de que dejaste todo. Cuando un jugador tiene fuerzas para cualquier otra cosa fuera del fútbol me está demostrando que algo se guardó. Cuando un jugador se brinda, el hincha se lo reconoce y agradece. Y que el hincha sepa que su equipo sale a ganar en todas las canchas.

-¿En serio?

-Sí. No salís a empatar. Salís a ganar, pero no pegando trompadas, codazos o jugando con 13. Hacés todo lo que te dejan.

-¿Qué jugador es el símbolo de lo que vos querés? ¿Franco Sosa?

-Todos. Es que Racing es un equipo. Si es uno y diez más no se salva. A Racing lo tiene que salvar el equipo. El que juegue y el que vaya al banco.

-¿Por qué estás enamorada de los jugadores?

-Me gustó mucho el trato que recibí. Acá fue diferente. Siento que el jugador me quiere, me aprecia, me respeta y quiere que le dé una mano para salir.

-¿En Newell's y Argentinos sentías lo mismo?

-No, algo me faltaba. Tal vez porque recién empezaba en la A. Ahora me siento yo. Estoy lleno. Siento que el jugador me cree. Nos valoran por cómo lo tratamos. Para mí no hay suplentes ni titulares.

-¿Los demás técnicos te tienen más respeto?

-No sé. No me cruzo con muchos.

-¿Te evitan?

-Sí, salvo los amigos. Hay otros que si pueden te evitan. Si voy a dirigir la B, miles de técnicos me van a venir a dar un beso. En la A es como que no pertenecés a su clase. Como que te falta chapa. Es lo que te decía con los jugadores de Primera. No todos, pero tres o cuatro no me veían como un técnico de la A, sino como un fantasma.

-¿No te peleás mucho?

-Si yo salto es por algo. Algunos dicen que Caruso tiene problemas. Pero cuando veo que algo no me gusta no me callo. Pero ahora no hablé porque gané, sino porque no me gustó lo que dijo Gorosito, eso de que hay técnicos coimeros.

-¿Por qué vos te sentiste aludido y no saltó otro?

-Los demás son así, les gusta cuidar su quinta. Yo no. Salto porque sé de dónde viene todo. De Caruso van a decir de todo. Que es mediático, charlatán, que vende humo y mil cosas; pero no que miente.

-¿Te molesta que digan que vendés humo?

-Me avalan los resultados y las campañas. Me tienen que juzgar por lo que hacen mis equipos y no por lo que digo. ¿Fue casualidad? ¿Es todo motivación? No es eso, hay que trabajar. Siempre fui igual, desde hace 17 años que dirijo y nunca me callé cuando veo algo que no me gusta. La Primera no me cambió, ni un poco. Hoy paré a comer una bondiola y la gente me miraba. Piensan que a partir de que dirijo Racing voy a comer a Puerto Madero todos los días. La diferencia que tengo con otros técnicos es que yo no viví del fútbol. Jamás. Hice de todo, desde vender palanganas a los 17 años. Una pelota de fútbol no me va a cambiar. Soy así. Y no me gusta que me ninguneen. Y siento que me ningunean. Como en los momentos en los que no me saludaban cuando entraba a la cancha.

-¿Por qué pasaba eso?

-Tal vez por la bronca que les genera que salga en los medios. Si el éxito lo tienen el Flaco Gareca o Ischia no pasa nada. El tema es que el éxito no me toque a mí o a algún otro que aparezca de la nada como aparecí yo. Pero se equivocan, porque tengo 17 años de técnico. Hay algunos que tienen humildad. Pero otros, cero. Que hayas sido una gran figura no implica que seas un buen técnico. Yo no le envidio nada a ningún técnico. A nivel local estoy a la altura de cualquiera, ni mejor ni peor.

Comentá la nota