Quieren instalar más medidores de agua para evitar el derroche en nuestra ciudad

Hace exactamente una semana, se hizo público un fallo de la Suprema Corte provincial que exige al Municipio reducir el nivel de arsénico en el agua.
El lunes, el Gobierno Local decidió cerrar seis pozos de extracción. Un día después, las quejas de los vecinos se multiplicaron por la falta de presión en la red potable.

Convencidos de que en realidad este problema deriva del derroche, el secretario de Obras y Servicios Públicos propuso multiplicar el número de medidores para llevar un control más férreo sobre el consumo de agua en Junín.

En concreto sostiene que, en vez de los seis mil que hay hoy, sean 16 mil. "Con las condiciones actuales, la tarifa no es acorde con el consumo y, por lo tanto, no sirve", explicó Pinedo, que contó que presentaron en el Concejo un informe para crear un proyecto de ordenanza a partir de esto.

"Tenemos un consumo desmedido que ronda los 400 litros de agua por día por habitante, cuando la media mundial es 200 ó 220. Usamos agua potable para lavar autos y baldear, por ejemplo", dijo Pinedo.

Exigencias

Otra iniciativa que quiere impulsar el funcionario es que haya un ordenanza que exija a todos tener un tanque domiciliario. "Con Obras Sanitarias de la Nación existía esa obligación porque se suponía siempre que se iba a producir un corte por uno u otro motivo", explicó Pinedo. A la hora de justificar el faltante de agua de esta semana, Pinedo sostuvo que la culpa la tuvo haber sacado de funcionamiento seis pozos "abruptamente y sin hacer todas las maniobras".

"Anulamos dos pozos en forma definitiva, pero ahora se sumarán dos más", precisó Pinedo.

Comentá la nota