Quieren frenar el arribo de supermercados chinos

El Concejo Deliberante tratará hoy en la sesión, además del Presupuesto 2010, una ordenanza del Ejecutivo con la que busca frenar el arribo de supermercados chinos a la capital.
De esta manera, el municipio y los ediles se hicieron eco de la preocupación de la Cámara de Supermercadistas y de la Cámara de Comercio, que temen que una competencia desigual afecte a los comerciantes santiagueños.

La norma modifica el Código de Ordenamiento Urbano y Edificación y tiene dos cláusulas específicas: suspender por 180 días las aperturas de comercios en el microcentro, cuando la superficie de ventas supere los 200 metros cuadrados. La segunda y que rige para el resto del ejido, es que los nuevos establecimientos deberán disponer de espacio para estacionamiento de cinco lugares por cada caja habilitada.

El concejal del Frente Cívico, Claudio Irastorza, reveló a EL LIBERAL el propósito de la norma: "Estamos queriendo dar tiempo para hacer un estudio concienzudo de esta nueva realidad que es el asentamiento de supermercados chinos. Si bien es cierto que desde el punto de vista legal y técnico todo sería aparentemente prolijo, en experiencias en otras provincias vimos irregularidades y el quebrantamiento de los comercios autóctonos".

Reconoció que el libre comercio tiene que ver con la oferta y la demanda y que no hay ley que impida vender por debajo del costo, pero consideró que detrás de esta política comercial "debe haber una estrategia o un doble sentido".

Para el concejal, "detrás de un supermercadista chino que llega, hay 40 y 50 que de algún modo subvencionan este bajo costo. Cuando van minando la posibilidad de los comerciantes locales, vienen dos o tres supermercadistas más hasta lograr el quebrantamiento de todo el comercio local".

Comentá la nota