“Quieren ser dueños del barrio”

En Confluencia aumenta la tensión cada vez que la Policía realiza un procedimiento o interviene cuando hay un delito. Este viernes los uniformados fueron insultados, pero la cosa no pasó a mayores.
La Policía de Neuquén realizó este viernes una serie de allanamientos en el barrio Confluencia para tratar de dar con el arma que hirió gravemente al oficial Eduardo Paredes, durante un enfrentamiento ocurrido el miércoles en horas de la noche.

Un fuerte operativo se dispuso en un sector del barrio en medio de un clima de mucha tensión. Una vez más, los uniformados recibieron insultos por parte de algunos ocupantes, pero la cosa no pasó a mayores. Ni siquiera cuando se demoró a dos personas presuntamente involucradas en la violenta agresión.

Pero en los allanamientos no se encontraron pistas firmes que puedan dar con los responsables. Tampoco se encontró el arma, presumiblemente de calibre 32.

“Hubo insultos que se escuchaban de lejos, pero las diligencias se van a seguir llevando a cabo”, aseguró el comisario Víctor Elgueta, superintendente de Investigaciones.

El funcionario reiteró que en los reiterados episodios de violencia no interviene toda la gente de Confluencia sino un grupo de delincuentes que “quieren ser dueños del barrio”. “No lo vamos a permitir; dentro del marco legal vamos a hacer todas las acciones necesarias para volver a darles seguridad a todos los vecinos que muchas veces tienen temor hasta de salir de sus casas”, indicó el funcionario a Radio y Televisión del Neuquén.

Reconoció que la gente es reticente a declarar y a hablar con la policía por temor a las represalias, pero se mostró confiado en lograr un mayor acercamiento para volver a garantizar la seguridad en el lugar.

Comentá la nota