Quieren dejar sin trabajo a los planes que cobran la asignación

Petitorio: la central obrera pidió que las beneficiarias de Planes Jefas y Jefes de Hogar "no abandonen sus puestos de trabajo". Ayer elaboraron un documento y el lunes, a las diez de la mañana, entregarán el petitorio al gobernador Oscar Mario Jorge. "Queremos encontrar una solución en conjunto", explicó Oscar Gandi, de la CTA.
La Central de Trabajadores Argentinos (CTA) denunció ayer que los municipios y el Gobierno Provincial pretenden sacarles los puestos laborales a los beneficiarios de planes Jefas y Jefas de Hogar que comenzaron a cobrar la asignación universal por hijo a partir del 1 de diciembre. Generalmente, trabajan en las escuelas y otros organismos públicos del Estado.

Ayer, un grupo se reunió en la sede del gremio docente, la UTELPa, con la secretaria general de la CTA Silvina Rossi.

La mayoría de los planes trabajan de porteros en las escuelas. Hay alrededor de 500 trabajadores desparramados en toda la provincia. En su momento, remplazaron a porteros de la Ley 643 (empleados públicos) que se fueron jubilando. Esas vacantes se cubrieron con Jefas y Jefes de Hogar que cobran $ 150 y, en algunos casos, algún adicional.

La CTA venía reclamando el blanqueo de estos trabajadores. Pero la situación de precariedad se agravó ahora con la implementación de la asignación universal por hijo dispuesta por el Gobierno Nacional a partir del 1 de diciembre. "Se los está dando de baja del plan en varias localidades de la provincia. Se les está diciendo que no concurran más a la contraprestación", denunció el sindicalista Oscar Gandi.

"Esto trae dos inconvenientes: la pérdida del lugar de trabajo del compañero y la problemática que en las escuelas se están quedando sin personal de maestranza. El único personal que había son Jefas y Jefes de Hogar", explicó.

"Exigimos la regularización de los puestos de trabajo y que nombren las vacantes que tiene la Provincia", señaló Gandi. Ayer elaboraron un petitorio que presentarán en Casa de Gobierno mañana alrededor de las 10:00 horas.

La entidad gremial aconsejó a las mujeres que sigan concurriendo a los lugares de trabajo y que, en caso de que les impidan cumplir con sus tareas, exijan que se lo comuniquen por nota escrita o carta documento. "Se tienen que seguir presentando. No es defender el plan social. Es defender el puesto de trabajo que está presentado desde hace años", argumentó el sindicalista.

"En realidad, tienen un puesto de trabajo firme en un lugar, en forma precaria, pero lo tienen. Y no queremos que lo pierdan, que el Gobierno Provincial se los reconozca como tal", señaló.

Según el gremialista, no hay ninguna resolución del Gobierno Nacional que impida a un plan Jefas cobrar la asignación. Pero dijo que, en algunos casos, a las beneficiarias les descuentan de sus haberes la asignación que reciben a partir de ahora.

La asignación universal es para desocupados o personas que cobran menos del salario mínimo vital y móvil, de $ 1.440. Por eso les corresponde a las beneficiarios de los planes, inclusive a la mayoría de monotributistas que trabajan para el Estado Provincial cubriendo puestos en las escuelas y otras dependencias.

"El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación le ofreció a la Provincia y se reunió con ocho intendentes, nuevos planes para terminar con los Jefes y Jefas", dijo Gandi. Uno de esos planes es el PIL, a través del cual el municipio santarroseño le dio estabilidad a los planes que trabajaban bajo su órbita. Nación aporta $ 700 más obra social y salario durante un año, y después se hace cargo el municipio.

"Hay otros planes similares de $ 500 a $ 700 que Nación se hace cargo durante un año. Le ofrecieron a la Provincia 500 puestos. Los intendentes no los aceptaron por la situación económica y la Provincia ni siquiera ha respondido", confió.

"La Provincia estaría solucionando la problemática de falta de personal de maestranza y estaría blanqueando la situación de los compañeros", concluyó.

Comentá la nota