No quieren más "dádivas" de una mega-minera para la UNS

En los próximos días el Consejo Superior Universitario deberá resolver si acepta la entrega de $900 mil provenientes de la empresa Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio, cuyo origen es la explotación a cielo abierto de de oro y cobre por parte de la transnacional Minera Alumbrera Ltd.
Esta situación ya despertó las quejas de varios integrantes de las listas opositoras dentro de la casa de altos estudios, quienes aseguran que no es ético que una Universidad reciba dinero de una empresa que se encuentra cuestionada legalmente por la contaminación ambiental que provoca en suelo argentino.

Al respecto, la profesora Mirta Antonelli (Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Córdoba), se lamentó porque "se ha cedido el subsuelo del país a capitales privados que, además de la contaminación ambiental que producen, dinamitan montañas y utilizan millones de litros de agua dulce por día".

La especialista, quien el próximo viernes participará de una charla debate sobre este tema en la carpa que se instalará en el Playón de la UNS, recordó que la entrega de fondos por parte del YMAD a las universidades del país se remonta a una ley de 51 años de antigüedad, cuando la firma era gestionada por el Estado y la Universidad de Tucumán.

Sus utilidades se destinaron fundamentalmente a la provincia de Catamarca (60%) y a la construcción de la ciudad universitaria de Tucumán (40%). De todas formas, una ley establecía que el 50% de las regalías podían, en determinadas condiciones, ser distribuidas entre las demás universidades del Estado.

De todas maneras, la norma fue "seriamente violentada" durante la dictadura militar y el gobierno de Carlos Menem, enfatizó Antonelli. Y agregó: "se modificó su carácter nacional y se cedieron todos los beneficios sobre el subsuelo que había adquirido el país".

Comentá la nota