Quieren ampliar la frontera vitivinícola

El gobierno de la provincia encargó un estudio para determinar si hay zonas aptas en el Norte y centro neuquino para desarrollar la producción de vinos.
El gobierno de la provincia encargó la realización de un estudio de prefactibilidad para determinar zonas aptas para la producción de uvas para vinos finos, en el Norte y centro del territorio neuquino, con el afán de ampliar la frontera vitivinícola.

El objetivo, además de ofrecer una alternativa turística, es promover la instalación de bodegas boutique o de autor (bodegas PyMEs especializadas).

Para atraer inversores en áreas alternativas a las de San Patricio del Chañar, se ofrecerá «una línea de créditos provinciales con tasa subsidiada, y también préstamos que se puedan obtener del Estado nacional», indicó el director general de Frutihorticultura, Roberto Clementi.

El trabajo, solventado por el Consejo Federal de Inversiones (CFI), comenzó en la primavera pasada, y prevén su finalización hacia marzo de este año. Sus resultados permitirán establecer zonas para la producción en áreas cercanas a Chos Malal, Taquimilán, Buta Ranquil y Bajada del Agrio.

En la actualidad, la producción vitivinícola está centrada en San Patricio del Chañar y Añelo. Los viñedos ubicados en esa zona, que en 2003 ocupaban 956 hectáreas, alcanzaron el año pasado una superficie de 1.919 hectáreas.

Los datos que dan cuenta del incremento surgen de los registros de la Cámara de Bodegueros de Neuquén y del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

La mayoría de los cultivos neuquinos (más del 84 por ciento) están destinados a variedades tintas; principalmente Malbec, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon y Merlot.

El doble

En los últimos cinco años, la cantidad de tierras dedicadas a este tipo de cultivo se duplicó.

En 2003, la superficie plantada en el polo productivo de El Chañar era de 955 hectáreas, en tanto que en 2008 los cultivos destinados a la producción de vid alcanzaron las 1.919,36 hectáreas, lo que convirtió a Neuquén en una de las provincias con mayor crecimiento de la actividad vitivinícola.

Más del 80 por ciento de los cultivos corresponden a las variedades tintas Malbec, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon y Merlot.

La actividad vitivinícola en la región de El Chañar emplea actualmente a más de dos mil personas en forma directa, por una masa salarial anual de 21.468.499 pesos.

Cuando se lanzó la actividad vitivinícola en la zona de San Patricio del Chañar y Añelo, en 1999, había sólo 38 hectáreas dedicadas a este tipo de cultivo.

Desde entonces, se ha mantenido un crecimiento sostenido en el tiempo, al punto que este año en la región hay más de 1.919 hectáreas cubiertas por viñedos en producción.

Antigüedad

El cultivo de vid en Neuquén se distingue por ser una actividad productiva de desarrollo reciente. Según los registros del Instituto Nacional de Vitivinicultura, en el año 2005, más del 97 por ciento de los viñedos neuquinos tenía entre 1 y 8 años de antigüedad.

A nivel nacional, en cambio, los cultivos con menos de 8 años de antigüedad representaban en 2005 un tercio de la producción; mientras que el 51 por ciento de las hectáreas del país estaban plantadas con viñedos de más de 25 años.

La amplia mayoría –más del 84 por ciento- de los viñedos neuquinos están dedicados a la producción de vinos tintos y sólo el 15,9 por ciento del total de hectáreas plantadas corresponde a variedades blancas.

De las variedades tintas, el 39,4 por ciento de las hectáreas cultivadas es Malbec; el 18,5 por ciento es Pinot Noir; el 17,04 por ciento Cabernet Sauvignon y el 15,2 por ciento Merlot.

Las menores

Las restantes variedades tintas sólo se producen en proporciones marginales: Cabernet Franc (3,5 por ciento), Syrah (1,52 por ciento), Cabernet Francés (1,1 por ciento), Tanta (0,89 por ciento), Petit Verdot (0,26 por ciento) y Tempranillo (0,26 por ciento).

En cuanto a las variedades blancas, predomina el cultivo de Chardonnay, con el 43 por ciento de la superficie cultivada de este tipo de vid.

El 32 por ciento de las plantaciones de esta variedad es Sauvignon Blanc, el 16 por ciento Semillón, el 4 por ciento es Torrontés, el 3 por ciento Viognier y el 2 por ciento Gewurztraminer.

Las bodegas neuquinas

Las nueve que hay en Neuquén tienen una capacidad instalada de producción de 20.317.800 litros de vino.

Neuquén > En la actualidad, en la provincia de Neuquén hay nueve bodegas asentadas en la región de San Patricio del Chañar y Añelo: Fin del Mundo, Familia Schroeder, Nqn, del Añelo-Universidad Austral, Familia Grittini, Valle Perdido, Delta Este, Patritti y Har Vest.

Estas bodegas tienen una capacidad instalada de producción de 20.317.800 litros de vino. De ese monto, 16.207.800 litros corresponden a las entidades agrupadas en la Cámara de Bodegueros de Neuquén.

Empleo

Hay 2.036 personas empleadas en forma directa en las bodegas de la Cámara neuquina.

La mitad -1.018 trabajadores- realizan tareas durante la temporada de producción. Del resto, 430 personas están ocupadas en planta permanente y otras 588 trabajan como personal temporario.

La masa salarial total anual de los empresarios que integran la Cámara es de 21.468.499,41 pesos.

De esa suma, el 72 por ciento corresponde a los trabajadores que se desempeñan en las bodegas y el 28 por ciento restante a quienes están ocupados en los viñedos.

Comentá la nota