"Si no nos quiere ver jugar, que apague la tele o no vaya a la cancha".

INDEPENDIENTE / DANIEL MONTENEGRO: El Rolfi le respondió a Comparada y a su falta de ganas para esforzarse. "Tenemos que hablar, más allá del interés de un equipo o no", se plantó el 10 que quiere el América.
Volvió como franquicia, le dieron la 10, la capitanía, un contrato hasta 2012 y siempre fue el satélite por el que giró el juego, y el armado del plantel. Es el goleador del Clausura y de un equipo que suele ser goleado, el sujeto extraño dentro de la triste vida de Villa Domínico que a veces toca el cielo con las manos cuando se muda a Ezeiza. Y el único vendible por algo interesante. Podrá tener adoradores y detractores en función de su juego, pero lo que no se puede negar es que Daniel Montenegro tiene la autoridad suficiente para dar la cara y opinar sea cual fuere la situación en Independiente: una derrota abultada o una victoria ajustada, la ovación de la hinchada o un pasacalle insultando a todos, la llegada de un técnico o su salida... Y en este torneo, no frenó su lengua para contestarle al presidente...

En marzo, cuando Julio Comparada les apuntó a los jugadores porque bajo su gestión no se ganó nada, el Rolfi sacudió: "Todos somos culpables en cierto modo, eh. Tampoco hay que lavarse las manos". Y ayer, Montenegro volvió a criticarlo por esa declaración de "falta de ganas para hacer esfuerzos", cuando no ve una devolución dentro de la cancha, que JC disparó mientras el 10 estaba en la Selección. "Una cosa no tiene nada que ver con la otra. El, cuando firmó contratos con los jugadores, lo hizo porque pensó que tenían que ganar eso. Y si yo firmo es porque voy a cobrar lo que el presidente me dice, el día que me dice. Después, si juego mal, o bien, es parte mía, y puede ser un error de él no darme la plata que me dijo en su momento. Y si no quiere ver cómo jugamos, hay un botón rojo con el que se apaga la tele y no te puede ver, o que no vaya a la cancha. Decir eso en este momento, donde las cosas no vienen bien, queda un poco desubicado, porque echarle más leña a esto... Se va a hacer un caldera. Sí hay que tratar de tirar todos para el mismo lado".

-¿Te molestó lo que dijo?

-Sí, porque no tiene nada que ver. Cada uno cumple su función y trata de hacer lo mejor. Podemos hacerlo bien o mal, pero hay familias atrás. Si no le gusta tu cara o como jugás, ¿no vas a cobrar...? No tiene sentido. Por ahí la gente que tiene bronca dice: '¿Para qué quieren cobrar si no ganan un partido?'. Pero atrás de esto hay familias que necesitan de cada uno, porque es un trabajo para nosotros.

-¿Esto puede acelerar tu salida de Independiente?

-No, pasaron tantas declaraciones y hace tres años que estoy acá. Imaginate... Será cuestión de hablar y de llegar a buen puerto.

Dentro del seno de la dirigencia de Independiente estas declaraciones hicieron ruido. Aunque hay algo que no se puede obviar, y que el propio Montenegro ayer reconoció: hay un interés fuerte del América de México para llevárselo. "Me llamaron cuando estaba en la Selección", dijo. Y los tira y afloje entre los clubes comenzaron. El tema es que los aztecas habrían ofrecido una suma (u$s 2.000.000) que está muy lejos de las pretensiones del Rojo: 6 palos verdes limpios. ¿Qué pasará? El Rojo necesita plata fresca para reforzarle el equipo a Gallego, el 10 admitió que aún no habló del futuro con el Tolo, aunque ayer dejó algunos indicios.

-Llegaste para pelear algo, pero no se pudo. ¿No te harta esto, no querés nuevos aires?

-Nunca me harté de Independiente, porque si no no hubiese venido. Molesta no estar peleando, que la gente tenga otro entusiasmo... Pero la realidad es ésta. Con Burru hicimos 32 puntos. Con Troglio tuvimos un torneo medianamente bueno, pero... Cayó el bajón que no esperábamos. No supimos levantarnos. Siempre estuvimos ahí de hacerlo y no terminamos de dar el pasito necesario. Hay que terminar dignamente y empezar de cero. Todos tenemos que hacer un mea culpa.

-Habías dicho que cuando terminara el Clausura ibas a definir tu futuro.

-Tendremos que hablar, más allá de que haya un interés de un equipo o no. Pasaron dos campeonatos y las cosas no fueron como queríamos. Tendrá que haber cambios, seguro. Nos sentaremos y aclararemos muchas cosas, porque eso será lo mejor para encarar lo que viene de otra manera.

-¿Te motiva quedarte?

-Sí, es gente amiga, pero seguro se necesitará un cambio. Esto no es nuevo, sino es caer siempre en lo mismo. La gente necesita una ilusión, ¿y cómo le vendés ilusión cuando arranca un torneo? Con aires nuevos.

Comentá la nota