No quiere hablar

"No tengo interés en hablar. Lo voy a hacer una vez que salga la ordenanza municipal", respondió ayer el bioquímico Luis Alberto Larrañaga.
Consultado telefónicamente por El Diario, el principal constructor del edificio de Lisandro de la Torre 461, no quiso enfrentar preguntas y se mostró seguro de que avanzará la excepción al Código Urbanístico y Edilicio que se pretende para habilitar el polémico emprendimiento.

"Después de que salga la ordenanza, sí vamos a hablar del proyecto de salud. Hablar del conflicto no nos interesa. Nos interesa solucionarlo, arreglarlo, y hablar del proyecto de salud", cerró.

Bioquímico y actual auditor de Sempre, Larrañaga fue funcionario de Bienestar Social durante el marinismo. Cuando inició la construcción del edificio proyectado como un centro de salud, su hermano Pablo era el secretario de Hacienda del ex intendente Néstor Alcala.

En la construcción del edificio, aparece asociado con Gabriel Sarricouet. Pero en el proyecto también están involucrados otros socios, médicos de amplia trayectoria en la ciudad.

Comentá la nota