Si quiere cobrar en abril, la ley de adhesión debería salir este mes

Para recibir los fondos de la coparticipación del 30 por ciento de las retenciones a la soja, las provincias tienen...
Para recibir los fondos de la coparticipación del 30 por ciento de las retenciones a la soja, las provincias tienen que sancionar una ley adhiriendo al Fondo Federal Solidario (FFS), porque así lo establece el decreto de necesidad y urgencia con que el Poder Ejecutivo Nacional dispuso la medida.

En Córdoba esta ley será enviada a la Legislatura por el gobierno de Juan Schiaretti “cuando se consensúe el destino de los fondos con los sectores productivos, en el marco del Consejo Económico y Social de la provincia”, según dijo a este diario el secretario general de la Gobernación, Ricardo Sosa.

Según el decreto con que Cristina Fernández de Kirchner anunció la coparticipación de parte de las retenciones a la soja, los fondos empezarán a gotear en las cuentas provinciales “el primer día hábil del mes siguiente de la sanción de la ley”. Ayer, Sosa confirmó que el lunes próximo se volverá a reunir el Consejo Económico Social para seguir discutiendo el destino de los alrededor de 570 millones de pesos que recibirá anualmente la provincia por la coparticipación de las retenciones a la soja.

Si el gobierno envía el proyecto a la unicameral ese mismo día, sería posible que el cuerpo lo trate sobre tablas antes de que finalice marzo, tal vez el martes 31, con lo cual el dinero ingresaría al tesoro provincial a partir de abril. De lo contrario, si la ley de adhesión al FFS se trata y aprueba el mes próximo, el envío iniciaría en mayo, lo que significaría una pérdida de más de 30 millones de pesos para la arcas provinciales.

En cuanto a los municipios, que perciben el 30 por ciento de lo que le toque a la provincia Sosa explicó que el gobierno, tras la sanción de la ley, debe transferir los fondos correspondientes, sin necesidad de que éstos acepten o no mediante ordenanzas ni que firmen convenios con la Provincia.

La aceptación vía ley provincial del FFS implicaría una tácita aceptación de la alícuota del 35 por ciento en las retenciones a la soja, motivo central por el que la dirigencia rural ha intentado -sin éxito hasta ahora- que los gobernadores de provincia rechacen el reparto.

En principio, Schiaretti no tendría problemas para pasar el trámite legislativo, pero nadie descarta que los legisladores que responden al antikirchnerista José Manuel de la Sota, como Marcelo Falo, Daniel Passerini o Domingo Carbonetti, se opongan al reparto que propuso la Nación. Aunque Passerini y Falo han tenido expresiones críticas para con la decisión presidencial de distribuir el 30 por ciento de la plata de la soja, su jefe político, el ex gobernador, viene reclamando justamente que la Nación coparticipe esos fondos entre las provincias y los municipios del interior.

En caso de bajas delasotistas, el oficialismo podría contar con el apoyo de legisladores K como Enrique Asbert, Silvia Rivero o Nadia Fernández y de socios de otras bancadas chicas. Sin ser kirchnerista, el socialista Roberto Birri manifestó ayer a radio LV16 de Río Cuarto una posición similar a la del gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, quien adelantó que su provincia adherirá al Fondo Federal. Birri dijo que “no todo lo que haga el gobierno nacional está mal” y apuntó a “la crítica permanente de Elisa Carrió”. Y aunque reconoció el liderazgo del antikirchnerista Luis Juez en el Frente Cívico que él integra, consideró que el FFS es “un aporte interesante” y “una cuotita de oxígeno” para las provincias y municipios. Sus palabras adelantarían tal vez un voto de apoyo a la ley provincial de adhesión.

Comentá la nota