La CTA quiere armar una opción electoral para 2011

La CTA quiere armar una opción electoral para 2011
La iniciativa activó la puja interna entre los sectores kirchneristas y los opositores.
El encuentro de la Constituyente Social duró todo el fin de semana y reunió en Neuquén a más de 4.000 dirigentes sociales, políticos y sindicales de todo el país. Víctor De Gennaro, histórico líder de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), trazó ante ellos un objetivo: ese espacio debe construir una alternativa electoral para 2011, que escape de la lógica del bipartidismo y aglutine a las fuerzas de centroizquierda que, a esta altura, ya no se sienten contenidas por el kirchnerismo.

"El poder no se construye de arriba para abajo. No se arma con cuatro tipos discutiendo un programa en una pieza. Es entre millones. Y no delegamos más", gritó De Gennaro entre el retumbar de los bombos. Su viejo compañero de ruta, el diputado Claudio Lozano, tradujo la arenga en un programa político. La apuesta será dotar de una estructura nacional a la Constituyente Social para dar batalla en las próximas elecciones. Muchos, en Neuquén, imaginaron al propio De Gennaro probándose el traje de candidato.

La definición de este importante espacio político vinculado desde sus orígenes con la CTA parece marcar un quiebre definitivo de la relación de buena parte de esa confederación con el kirchnerismo. Con el correr de los años, ese vínculo fue oscilante. Pero la resistencia del Gobierno a otorgar la personería gremial a esa central, y la decisión de Néstor Kirchner de recostarse sobre los caciques históricos del PJ y la CGT, han sido jalones claros del deterioro.

La ofensiva electoral de este sector de la centroizquierda, además, seguramente acelerará los tiempos en la interna que se vive dentro de la CTA, donde todavía existen varios dirigentes que no reniegan del ciclo kirchnerista. El propio secretario general de la central sindical, el docente Hugo Yasky, es protagonista de esa encrucijada. Por "razones personales" no estuvo en la cita de la Constituyente Social.

Hay otros ejemplos: el diputado nacional Edgardo Depetri, un defensor a ultranza del Gobierno; el legislador porteño Francisco "Tito" Nenna; y el sociólogo Carlos Girotti, integrante del grupo Carta Abierta. La jujeña Milagro Sala, secretaria de Asistencia Social de la CTA y fundadora del Movimiento Tupac Amaru, es un caso para seguir con atención: es conocida su relación con la presidenta Cristina Kirchner, pero varios miembros de su agrupación participaron de la reunión de Neuquén.

En el congreso impulsado por De Gennaro se decidió no sólo mostrar los dientes, sino comenzar a dar mordiscos. Para mediados de diciembre, se realizará una marcha en Buenos Aires a favor de la libertad sindical y otras consignas históricas de ese espacio, como un plan nacional contra el hambre, que no obtuvo respuesta de la gestión kirchnerista.

Comentá la nota