"Lo que quieran debatir, que lo manden al Congreso"

"Lo que quieran debatir, que lo manden al Congreso"
Referentes opositores coincidieron en pedir la ampliación de la agenda del diálogo. Pinedo cree que el Gobierno envió una mala señal. Dice que la reforma política es importante pero no urgente. El PRO quiere tocar servicios públicos y retenciones, entre otros temas. Para Morales, Cristina está usando su "última bala de plata". La UCR define hoy cómo seguir junto a Cobos y Carrió
Enojado por la forma en que los convocados al diálogo recibieron la invitación, el presidente de la UCR, Gerardo Morales, reclamó ayer que el debate se dé en el Parlamento. Sin negar en forma tajante su asistencia a la citación del Ministerio del Interior, adelantó en diálogo con El Cronista que entre hoy y mañana definirá los pasos a seguir junto al vicepresidente Julio Cobos, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y el presidente del Partido Socialista, Rubén Giustiniani.

–¿Cuál es la postura del radicalismo frente a la convocatoria del Gobierno?

–Primero debo decir que no fuimos citados formalmente. El ministro dejó que nos enterásemos del llamado por los medios. Y también por los medios supimos que el Gobierno definió una metodología y que vamos a ser convocados en el marco de cincuenta partidos políticos más. Nos van a atender de a diez como si fuéramos clientes de una panadería.

–El reclamo opositor siempre fue que haya una instancia de diálogo, ¿por qué entonces este llamado no satisface?

–El Gobierno tiene que tener cuidado con gastar esta última bala de plata que le queda. Nosotros vamos a seguir apostando al diálogo, al margen de las imprecisiones con que fue convocado. Pero así como está planteado, el diálogo debe ser en el Congreso.

–¿Esa es la respuesta que darán?

–Entre mañana (por hoy) y el miércoles vamos a terminar de definir la situación. Tengo una reunión con los bloques de senadores y diputados del partido en el Comité Nacional y luego tengo una charla con Julio Cobos, Elisa Carrió y Rubén Giustiniani para establecer cuál debe ser la agenda para el Acuerdo Cívico y Social.

–Tras las elecciones ¿mantuvo contactos con el oficialismo en el Congreso?

–Nadie me llamó. Recién seis horas después de que el ministro del Interior habló por televisión, llamaron de su oficina a mi despacho. Es decir, se comunicaron conmigo después de escucharme reclamar una convocatoria formal por distintos medios.

–¿Le va a responder el llamado?

–Ya veré mañana (por hoy). Pero en este marco, y sin perjuicio de hablar de la reforma política, está claro que la agenda del diálogo debe incluir otros temas como la normalización del Indec, una tarifa social para los servicios públicos; y la reforma del entre otros puntos.

–Si cambiaran el temario, ¿considera que la convocatoria prosperaría?

–Nosotros vamos a ir a discutir al Congreso. Lo que quieran debatir, que lo manden al Congreso.

Comentá la nota