Quiénes son los jueces federales que pueden complicar al Gobierno

Tienen en sus manos causas clave para el futuro de los Kirchner. Cómo se mueve cada uno.
Una división, rápida y arbitraria, podría ubicar de un lado a los "viejos" -aquellos que fueron nombrados por gobiernos anteriores, en su mayoría el de Menem-, los "nuevos" -los que llegaron de la mano de Kirchner- y los subrogantes -es decir los que están a cargo de un juzgado pero no tienen el cargo-. Pero la génesis de los jueces federales porteños -los encargados de investigar los delitos de los funcionarios públicos- es mucho más compleja. Conviene observar caso por caso.

María Servini de Cubría:

Es la más antigua. Está a cargo del juzgado federal número 1 desde el 5 de noviembre de 1990. Su juzgado tiene una clave: es el único en la Capital con competencia electoral, lo que significa que debe vigilar el acatamiento de la ley por parte de todos los partidos en las elecciones. Esto la obliga a tener una relación con los políticos aún mayor a la de sus colegas. En Tribunales, la definen como "una singlista" que desconfía de todos.

Rodolfo Canicoba Corral:

En orden de antigüedad viene después de Servini. Antes de llegar a los Tribunales tuvo un paso fugaz por el gobierno de Menem como asesor del Ministerio de Justicia. Sus colegas envidian su "habilidad" para ir llevando las causas.

Claudio Bonadío:

Otro de los jueces que llegó durante el gobierno de Menem. Es el más peronista y el más enigmático de todos. También el juez federal al que más veces apartaron de sus causas por diversas irregularidades.

Norberto Oyarbide:

Tuvo tres pedidos de juicio político y estuvo a un paso de la destitución en 2000, pero lo salvó el Senado. Tiene en sus manos tres causas clave: la del enriquecimiento ilícito de los Kirchner, Skanska y los vuelos de Jaime.

Sergio Torres:

Es el único de los habitantes de Comodoro Py nombrado por el Gobierno de la Alianza. Tiene perfil bajo y prefiere pasar inadvertido, aunque quiere ser camarista.

Julián Ercolini:

Fue nombrado por Néstor Kirchner y le cerró una causa por enriquecimiento ilícito. Ahora tiene en sus manos la investigación del gobierno K como una supuesta asociación ilícita.

Daniel Rafecas:

Otro de los "nuevos". Dio por probado el pago de coimas por la ley laboral durante el gobierno de la Alianza. No tiene causas resonantes contra funcionarios K.

Ariel Lijo:

Fue nombrado por Kirchner y es el menor de todos los federales. Procesó a Alberto Kohan e investiga el pago de coimas de Siemens.

Octavio Aráoz de Lamadrid:

Es uno de los subrogantes. Le fue mal en el examen del Consejo de la Magistratura y le temen en el Gobierno. Ya llamó a Albistur a indagatoria.

Marcelo Martínez de Giorgi: El otro subrogante. A él le fue bien en el examen y quiere hacer buena letra para convalidar su cargo.

Comentá la nota