Quiénes ganaron y perdieron el domingo

Las elecciones primarias nos dejaron un mensaje que puede mostrar un panorama de la realidad política provincial, pero de ninguna manera podemos asegurar que será igual en septiembre.

"No hay que contar peras con manzanas"

Esta definición del ministro de Gobierno Antonio Bonfatti resume cómo se deben analizar los guarismos obtenidos por los distintos partidos y que luego pueden revertirse, como ocurrió en el 2007.

No podemos dejar de analizar lo ocurrido en varias ciudades que son sede de los nodos de Binner, que sirven de cabecera para los proyectos políticos de turno.

En Rosario quedó demostrado el mal momento que vive la gestión Lifschitz. Con un contundente triunfo del PJ con 172.722 votos y el resurgimiento de la UCR con 46.941 votos, juntos doblaron los sufragios obtenidos por el oficialismo. Lo que sorprendió en la ciudad de don Miguel es que en los barrios el PJ dobló y hasta triplicó al socialismo. En el centro, la figura de José Boasso sumó mucho con poca inversión y el peronismo también recogió algunos votos más que en otras elecciones. Esto demuestra que la "Barcelona argentina" tiene dos realidades, lo que fue denunciado por distintas organizaciones sociales como "La Barce" del centro y "La Lona" de los barrios. El PJ rosarino tiene la oportunidad histórica de logar un triunfo si consigue un discurso municipalista, despojado de intereses nacionales y provinciales. La lista quedó muy representativa al quedar conformada por los sectores más importantes: Héctor Cavallero (PPS), Diego Giulliano (Reutemann), Norma López (Rossi) y Osvaldo Miatello (Obeid).

La UCR de Boasso y Daniela León, que pondrán toda la carne en el asador en septiembre, esperan duplicar las cifras. Esperan llegar a los 90.000 votos para tratar de poner tres miembros en el Concejo.

En Santa Fe el gran ganador fue el intendente Mario Barletta, quien logró imponer a su secretario de gobierno, José Corral, en la cabeza de la lista de concejales con un aplastante triunfo y posicionarse como el principal referente radical para el 2011. Aunque hubo menos votantes que el 28 de junio, quedó demostrado que el Frente Progresista obtuvo menos votos -casi 74.000 votos- que lo cosechado por Giustiniani (86.391 votos), derribando el mito que la UCR no había trabajado para Binner.

En el PJ, "Chiquito" Campanella ganó su interna con tranquilidad prácticamente triplicando a Jorge Fernández, que hizo un muy pobre papel teniendo en cuenta su prestigio y capacidad. "Palito" Hernández, quien parecía que iba a destacarse, no pudo superar los 3.826 votos (menos que en el 2005), consiguiendo sólo un pequeño triunfo en la seccional subsegunda. Con 3.404 votos a su favor, se presentó en sociedad Rubén Montapponi, una cosecha pobre pero es el comienzo. No lograron captar adhesiones Carlos Carlozzi (2.432 votos) ni Oscar Gamboa (1.985 votos), dos dirigentes que aspiraban a estar en la lista de concejales.

Muy buena fue la elección de Sebastián Pignata, que se posicionó como el cuarto más votado de la ciudad y puso a 100% Santafesino en el tercer lugar como partido de la ciudad. El partido del "Cachi" Martínez se consolida como tercera fuerza provincial con sus logros en Santa Fe, Reconquista, Rafaela y otras localidades.

El radicalismo se hizo fuerte en Gral. Obligado, Gral. López, Constitución, San Cristóbal, San Lorenzo, La Capital y en varias ciudades importantes como Cañada de Gómez y Venado Tuerto. Este resurgimiento de los radicales en Frente tiene gran gravitación en la interna del Frente Progresista Cívico y Social y complicaría los planes de Hermes Binner.

En esta columna contábamos los planteos de los radicales a la gestión Binner luego de la derrota del 28 de junio. También habían manifestado que iban a presentar candidatos propios para el 2011. Hoy se volverán a juntar los miembros de la conducción de Frente para evaluar las elecciones del domingo y, por supuesto, cómo se encaminará la sociedad política de cara al 2011. Todos saben que el heredero del gobernador es Antonio Bonfatti. Miguel Lifschitz espera revertir en septiembre los resultados para seguir en carrera aunque estará limitado desde el gobierno provincial por la situación financiera.

Desde el radicalismo sueñan con ser gobierno con una fórmula que encabece Barletta y un socialista de vice, preferentemente mujer y de Rosario.

El PJ cree que para recuperar la provincia en el 2011 debe ganar primero Rosario, y está a un paso de logarlo en septiembre si hacen bien las cosas.

"Cachi" Martínez se convertirá en la vedette a tentar para el 2011, ya que si vuelca para el lado del PJ -ahora más cerca por su alianza con Alberto Maguid de UPCN- podrá darle los votos que necesita para ganar ciudades como Santa Fe, Reconquista y, por qué no, en la provincia con todos los que ha sumado hasta la fecha.

Se vienen tiempos de negociaciones y de nuevas valoraciones en la política provincial.

Los más preocupados son Binner, Lifschitz y Bonfatti.

Comentá la nota