"Quienes fuimos intendentes no debemos poner palos en la rueda al gobierno"

Miguel "Chicharra" Abella cree que Jure podrá mostrar un gobierno de sello propio una vez que logre superar el desequilibrio financiero con que se topó. Desde su condición de referente del radicalismo, remarca que la lealtad a los principios partidarios es un precepto básico de la democracia representativa

Sin dejar de marcar diferencias con su gestión, Miguel "Chicharra" Abella cree que el intendente Jure debe solucionar el desequilibrio financiero con que se encontró para comenzar a desarrollar las obras necesarias.

Fiel a su estilo de referir situaciones sin atinar nombres, remarca que como ex intendente tiene la obligación de no apurar ni entorpecer la gestión de los gobiernos municipales.

El hombre que llegó a jefe comunal con la vuelta de la democracia agradece la posibilidad de la entrevista que se realiza con preguntas formuladas por los usuarios del sitio web de PUNTAL porque siente que los vientos de la política no le son propicios, obligándolo a construir desde el llano.

No obstante, siente que en algún momento el pueblo optará por aquellos que se mantienen lejos del establishment y cerca de los principios del radicalismo que él jura defender.

- ¿Qué opina de la gestión del intendente Juan Jure?

- Todos los gobernantes gobiernan con criterios propios, tienen su sello distintivo. De allí provienen las diferencias entre las gestiones. En ese marco, aunque cada uno ha aportado lo suyo, debo decir que tengo ópticas distintas tanto a las de Jure como de Cantero y de Rins. Creo que a Jure hay que darle más tiempo ya que la armonía de las finanzas es fundamental para el desarrollo de políticas públicas y esta gestión ha tenido que afrontar un profundo déficit financiero. Y para revertirlo necesita tiempo.

- Habla de sello distintivo. Una de las críticas que ha recibido la gestión de Jure es que aún no mostró un sello propio, sofocado por la situación financiera.

- Hay que darle tiempo para que, equilibrando sus finanzas, pueda desarrollar su obra de gobierno. Por otra parteProxy-Connection: keep-alive Cache-Control: max-age=0 creo que quienes hemos sido intendentes tenemos más obligaciones de esperar, de no poner palos en la rueda, porque en definitiva de lo que se trata es de que la comunidad de Río Cuarto se beneficie.

- Habla de sellos distintivos. ¿Cuál cree que fue el suyo?

- El de la transición. Debía adecuar la sociedad al estado de derecho. Debíamos pasar de una autocracia a una democracia. Esta transición implicaba por una parte desarrollar la participación ciudadana, por otra parte lograr un equilibrio económico y financiero. El gobierno de facto había quitado autonomía financiera a las municipalidades, que estaban caídas. Si no lográbamos el equilibrio, no se podían hacer otras cosas. Y al mismo tiempo debimos ocuparnos de la salud, la acción social, cosas que no pueden esperar. Desde luego hubo cosas que heredamos positivamente, como los proyectos para el gas natural, el comienzo de la obra de desagües pluviales que luego terminamos...

- Menciona las obras realizadas durante su intendencia. Un año atrás, en una nota, Rodolfo Lloveras, ex presidente del Concejo Deliberante en su gobierno, lo defendió ante quienes señalaban que no hizo obras. Dijo que en aquel momento se necesitaba un abrazo y usted era ese abrazo.

- Esa era la misión, lograr la mancomunión social. Sabíamos que teníamos que construir esta transición. Y hacerla entre todos, con los partidos y los sectores sociales, no sólo con el partido gobernante. Nuestra tarea fue hacer una democracia articulada. De cualquier modo, cometimos el error de no haber difundido la obra pública que realizamos. Porque la de desagües pluviales es una de las obras de mayor envergadura técnica y económica de Río Cuarto y la terminamos sin dejar un peso de deuda. O el gas natural: 400 mil metros de cañerías, más dos gasoductos, que implicaron una inversión de más de 20 millones de dólares. Los planes habitacionales permitieron entregar 3.700 viviendas, un récord que aún no ha sido batido. Pero se dio la coyuntura para que se pudiera hacer. Quizás otro intendente hubiese hecho lo mismo.

- ¿Piensa volver a postularse a la intendencia en algún momento?

- La política es como la navegación a vela: se avanza por los vientos favorables. Me parece que hoy no hay viento favorable para mí.

- ¿Y si no fuese la intendencia? Su nombre suele aparecer ligado a cargos legislativos.

- El político debe estar preparado para ocupar el puesto de lucha que el pueblo le demande, cualquiera fuere. Puede ser un cargo ejecutivo o legislativo, pero también se debe estar preparado para trabajar en el llano, porque no sólo se construye a través de responsabilidades brillantes. La construcción social y política se produce también desde el llano. Y quizás la sociedad me está dando un trabajo en la articulación social y política desde la humildad del llano.

- ¿Le molesta?

- No, en absoluto. Yo siempre he planteado que no solamente debemos buscar el poder por el poder mismo, sino como un modo de transformación. Y a veces eso requiere tiempo. Cuando los fundadores crearon la UCR sabían que debían tener una posición que no transara con el establishment de la época. Sabían que debían esperar, porque no corrían vientos favorables para ellos. Pero sabían que subyacía en la conciencia popular una demanda que algún día explotaría y estaría en sus manos. No hay que tener apuro si queremos construir una república. En lo personal tomo ese mandato y sé que no tengo que pactar con el establishment. No pactar con el establishment me pone en una condición desfavorable. Pero tengo la conciencia de que esta lucha por los principios algún día estallará y la pondrá en manos de los que siempre luchamos por ella.

- ¿Se está pactando mucho con el establishment?

- Sí, creo que sí.

- ¿Se refiere a esta intendencia?

- No me refiero a este gobierno. Hablo en general. Yo creo que en Argentina hacen faltas profundas transformaciones, de las que no se habla. Veo que hay una lucha descarnada por el poder. Hablamos del estado en que estamos, de sus consecuencias, no de sus causas. Tenemos un país con un centralismo agobiante, que no se ha desconcentrado hacia las provincias y municipios. Lo que pasa es que la desconcentración del poder obra en contra de los beneficiarios del poder y a favor de las bases populares. Por eso no se lo aborda como se debiera.

Juez y parte

- ¿Lo buscan para consultarlo dentro de la UCR local?

- Sí, siempre hablo con los presidentes de los comités y los de los circuitos.

- ¿Cree que Benigno Rins y los demás radicales que se fueron hacia el Frente Nuevo deben volver a la UCR?

- Es un tema que debe ser tratado por el congreso partidario, primero en general y recién después caso por caso. Por ello debemos evitar dar nombres propios. Por otra parte, yo no puedo ser juez y parte… Cuando Rins se alía con el Partido Nuevo, contra nuestro partido, yo integraba la fórmula del radicalismo con Mario Negri.

- Tiene una opinión formada.

- Sí. Pero estamos poniendo el carro delante del caballo. Antes de decidir sobre esta situación, hay que decidir qué partido queremos. ¿Un partido que va a permitir que sus dirigentes vayan a otro partido, en contra de su propio partido?

- El partido que usted quiere ¿lo permitiría?

- Esto refiere a la democracia republicana. Nuestra Constitución nacional ha elegido una democracia republicana que funciona con partidos políticos. Si nosotros permitimos un cambio permanente de un partido a otro estamos destruyendo la credibilidad de los partidos políticos, la base misma de la organización republicana. No es un tema de la UCR, no pasa por lo partidario. El problema es más profundo. La sociedad tiene la necesidad de saber por qué andarivel camina cada uno de sus dirigentes. Los consensos sociales pueden formularse respetando las identidades, sin que cada uno deba abandonar su partido político.

- Un par de usuarios preguntan por Cobos. ¿Cabe en ese análisis?

- Sí. Lo que Cobos debe determinar es si va a volver al radicalismo para la reconstrucción del viejo tronco radical o va a ser simplemente un medio para el logro del poder. Si es esto último, bueno, va a ser dificultoso.

- ¿Apoyaría su candidatura?

- Yo voy a apoyar lo que la UCR determine orgánicamente.

Comentá la nota