Quiénes son los candidatos que podrían entrar en el Congreso detrás de Solanas

Si se confirman los pronósticos, Proyecto Sur ocuparía tres bancas en Diputados; la expectativa de los postulantes que tienen chances de ingresar; cómo piensan y qué trayectoria tienen
Si el domingo se confirma la tendencia que muestran las últimas encuestas, Pino Solanas se convertirá en una de las sorpresas de la elección. La encuesta que ayer publicó LA NACION lo ubica afianzado en un tercer lugar con el 17,7 por ciento de la intención de voto y en condiciones de pelearle el segundo puesto a Alfonso Prat-Gay, que marcha segundo a menos de medio punto de distancia con el 18,1%.

Con esos números, no sólo Solanas accedería a una banca en la nueva Cámara de Diputados. También serían legisladores los dos candidatos que lo siguen en la lista de Proyecto Sur: Alcira Argumedo y Jorge Cardelli, dos intelectuales de amplia trayectoria académica y un pasado político ligado a la Juventud Peronista.

Argumedo es socióloga. Se desempeñó como investigadora del Conicet y, desde la década del 60, ocupa distintos cargos docentes en la Universidad de Buenos Aires. También trabajó como investigadora en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y como asesora en la Unesco. Es autora de tres libros sobre la situación política, social y cultural de América latina y colaboró con varias decenas de publicaciones y artículos.

Su militancia política comenzó en 1965 en la Juventud Peronista de Berazategui. En 1978 se exilió en México y volvió al país en 1983, cuando apoyó al PJ en la pelea por la presidencia que ganó Raúl Alfonsín. Su romance con el PJ orgánico duró hasta 1985 cuando, junto a un grupo de intelectuales, dio el portazo por diferencias con Antonio Cafiero y su proyecto de renovación para el partido.

Cine y política. Argumedo conoció a Solanas en el ámbito de Cine Liberación, el grupo que el director había fundado con Octavio Getino a fines de los 60. Trabajaron siempre juntos. Con el retorno de la democracia, la socióloga se convirtió en vicepresidenta de la productora Cine Sur, creada por Pino, y se consolidó como su mano derecha. Desde entonces combinaron el trabajo cinematográfico con la militancia. En 1992 crearon el Frente del Sur y se unieron al Frente Grande. Un año más tarde, Solanas fue electo diputado nacional y Argumedo se convirtió en su principal asesora.

La elección de 2007 los encontró peleando en las listas de lo que ya se había consolidado como Proyecto Sur: Solanas era primer candidato a senador y Argumedo secundaba a Claudio Lozano como candidata. Sólo el economista logró una banca.

Docencia y militancia. Cardelli es profesor de Matemática de la Universidad Nacional de Río Cuarto y se especializa en metodología de la investigación. Nació en Chaco hace 61 años, se crió en Santiago del Estero y hace 15 vive en la ciudad de Buenos Aires.

Su militancia política comenzó en la JP mientras estudiaba en la Universidad de La Plata. Entre 1976 y 1983 estuvo preso en Córdoba, Sierra Chica y Rawson. Ya en democracia se instaló en Córdoba y comenzó a trabajar en la Ctera como secretario general del gremio docente de la Universidad de Río Cuarto.

Esa experiencia sindical fue la antesala de su desembarco en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), donde conoció a Lozano. A Solanas lo conoció cuando empezó a militar en la agrupación Movimiento por Buenos Aires que en 2007 se sumó a Proyecto Sur. En las elecciones de ese año fue el cuarto candidato a diputado nacional.

¿Ahora sí? Lejos del lugar testimonial que ocupó hace dos años, los pronósticos de cara al domingo lo ubican cerca de una banca. La posibilidad lo entusiasma, lo alegra. Pero, sobre todo, lo sorprende. Tanto, que admite que si los porteños deciden que ocupe un lugar en el Congreso deberá reacomodar el calendario académico que ya tiene armado para el año próximo.

"Acepté el tercer lugar gustoso, pero seguro de que las posibilidades no eran muchas. Entrar no estaba en mis planes. Ahora vamos a ver qué pasa", dijo Cardelli a lanacion.com.

A Argumedo la ansiedad y el entusiasmo se le notan en la voz, pero elige la cautela. "Claro que siento emoción, pero no quiero caer en exitismos falsos. Ya si entra Pino estaremos haciendo una excelente elección. Si logramos aún más bancas será maravilloso", se ilusionó en diálogo con este medio.

La socióloga no oculta su apoyo a la nueva ley de radiodifusión que impulsa el Gobierno, una de las iniciativas más controvertidas que el Poder Ejecutivo prevé tratar en el Congreso antes de diciembre. Esa norma reduciría el número de licencias permitidas para un mismo grupo empresario y establecería una serie de regulaciones para los medios de comunicación, entre otros puntos.

Carrió y una rival conocida

Liliana Parada es legisladora porteña y ocupa el cuarto lugar en la lista de Pino Solanas. Las paradojas de la política harán que sea ella quien dispute la banca a la que también aspira Elisa Carrió.

Si se confirman los pronósticos, la candidata de ACyS peleará cabeza a cabeza con una vieja conocida: Parada inició su carrera política en ARI, cuando Carrió todavía era líder de ese espacio.

"Es una excelente chica. Fue nuestra. Estuvo con nosotros y me parece bárbaro que se postule. No quiero disputar nada con nadie. ¿Para qué apurarnos? ¿Por qué no esperamos el domingo con absoluta tranquilidad?", se limitó a decir Carrió cuando radio Mitre le preguntó por su rival.

Comentá la nota