“Quienes le apuntan a Grahovac tienen la mirada torcida”, dijo Pihén

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sin­di­ca­to de Em­plea­dos Pú­bli­cos (Sep), Jo­sé Pi­hén, dis­pa­ró ayer con­tra quie­nes cri­ti­ca­ron la pos­tu­ra del mi­nis­tro de Edu­ca­ción pro­vin­cial, Wal­ter Gra­ho­vac, por su pa­sa­do sin­di­cal en las fi­las de la Uepc.
“Esa pue­de ser una mi­ra­da tor­ci­da. Es co­mo quie­nes sos­tie­nen que los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les no pue­den ser le­gis­la­do­res, por ejem­plo. Sí pue­den ir los re­pre­sen­tan­tes de los po­de­ro­sos, pe­ro si se arri­ma un di­ri­gen­te sin­di­cal es ma­la pa­la­bra”, se­ña­ló.

El mi­nis­tro Gra­ho­vac es cues­tio­na­do des­de el sin­di­ca­to do­cen­te por su pos­tu­ra en las ne­go­cia­cio­nes con los do­cen­tes, quie­nes le re­cuer­dan su pa­sa­do co­mo di­ri­gen­te gre­mial.

¿Cree que los cues­tio­na­mien­tos ha­cia él son in­fun­da­dos?

No soy yo quién pa­ra juz­gar el pa­pel de Gra­ho­vac por­que en pri­mer lu­gar ten­go una re­la­ción de amis­tad con él y en se­gun­do lu­gar ten­go un res­pe­to ab­so­lu­to ha­cia su per­so­na, y lo que él en su fun­ción de mi­nis­tro ha­ga lo ten­drá que juz­gar pri­me­ro el go­ber­na­dor, se­gun­do los com­pa­ñe­ros que lo apo­yan y en ter­cer lu­gar ten­drá que dar él sus ex­pli­ca­cio­nes. No abri­mos jui­cio y me­nos so­bre un com­pa­ñe­ro. No lo ha­ce­mos con los mi­nis­tros de ex­trac­ción em­pre­sa­ria, me­nos lo ha­re­mos con uno de ex­trac­ción sin­di­cal.

¿Tu­vie­ron al­gu­na nue­va ofer­ta sa­la­rial en las úl­ti­mas ho­ras?

No só­lo no tu­vi­mos nin­gu­na nue­va ofer­ta si­no que la que en­vió la Pro­vin­cia ge­ne­ró un plan de ac­cio­nes gre­mia­les de par­te de nues­tro sin­di­ca­to has­ta el día 13, tan­to en Ca­pi­tal co­mo en el in­te­rior, la pri­me­ra de las cua­les se con­cre­tó en Río Cuar­to. Va­mos a un ple­na­rio pro­vin­cial el 13 y un pa­ro pa­ra el 18 si an­tes no hay acuer­do.

¿Cuál es el mí­ni­mo que re­cla­man pa­ra acor­dar?

El pi­so es más al­to que lo ofer­ta­do por el go­bier­no, eso es­tá cla­ro. Pe­ro no que­re­mos ha­blar de ci­fras. Aho­ra, eso que de arran­que nos di­gan no más del 8% del pre­su­pues­to, que in­clu­so ese por­cen­ta­je no sa­be­mos si lo va­mos a po­der pa­gar, no. Así, va­mos a rea­li­zar to­das las ac­cio­nes gre­mia­les que po­da­mos por­que el re­cla­mo es le­gí­ti­mo.

¿Es­tán cer­ca de un acuer­do?

Con es­ta ofer­ta es­ta­mos le­jos. Pe­ro ca­da una que ha­ya la va­mos a ver.

¿No creen que las cuen­tas pro­vin­cia­les es­tén en si­tua­ción de­li­ca­da?

Por su­pues­to que no. Y eso es­tá cla­ro en el gas­to. No ha de­ja­do sin efec­to ni uno so­lo de la mul­ti­tud de sub­si­dios que dio. En ca­da fes­ti­val que hu­bo es­te ve­ra­no, que no son gra­tui­tos, la Pro­vin­cia fue y pu­so sub­si­dios. Si lo quie­re ha­cer que lo ha­ga, pe­ro des­pués que no di­ga que no tie­ne có­mo au­men­tar sa­la­rios.

Es­te go­bier­no que pi­de in­sis­ten­te­men­te la ba­ja de las re­ten­cio­nes a la so­ja no pue­de de­cir­les a los sec­to­res que tie­nen sa­la­rios de mil y dos mil pe­sos no te voy a dar un au­men­to ni si­quie­ra pa­ra que co­mas. To­das las re­ce­tas que se es­cu­chan en el mun­do pa­san por­que el con­su­mo no se cai­ga, no hay otra for­ma de lo­grar­lo que man­te­nien­do sa­la­rios. Pe­ro es­to re­fle­ja ideo­ló­gi­ca­men­te cuá­les son las prio­ri­da­des del Go­bier­no, que ob­via­men­te no son las nues­tras.

Comentá la nota