¿Quién se ocupa de la plaza donde funciona La Saladita?

La pregunta la hizo una vecina del barrio Quirno Costa, que telefónicamente se comunicó a este diario para dar cuenta de su preocupación por el estado en que se encuentra el otrora espacio público.
En la actualidad, el lugar está visiblemente demarcado, la apariencia da cuenta que cada sector cuenta con un vendedor titular ya que como es sabido la plazoleta de Rivadavia y calle 514 se utiliza los fines de semana como feria de trueque y comercio de artículos usados y nuevos. Pero al parecer, la demarcación de puestos no incluyó la división de responsabilidades en torno al uso del espacio público. Según informó la lectora que llamó a esta redacción y de acuerdo a lo que se puede ver en la imagen, piedras, restos de cordón cuneta, todo vale para sostener los artículos que se exhiben para la venta aunque después del día de trabajo la plaza parece bombardeada por escombros.

Lo mismo sucede con las cajas y cajones en los que se ofrecen frutas y verduras, que al término de la jornada de venta quedan arrumbados como mudos testigos del trajín que allí se vivió.

Párrafo aparte dedicó la vecina a las dificultades que se originan en torno al tránsito, por lo que pidió a las autoridades intervengan en la regularización de la feria y sobre todo del espacio que "se podría reacondicionar para el esparcimiento de los más chicos, porque lamentablemente no tenemos lugares donde llevar a nuestros hijos para que jueguen. Sabemos que es un lugar de trabajo para muchos pero deberían dejarlo en condiciones", se quejó.

Comentá la nota