¿Quién manda acá?

Aunque Coco quiere retener a Forlin, será Boca el que decidirá si vende a él o a Muñoz. Esta vez, la última palabra la tendrá la CD.
Los dirigentes de Boca deshojan la margarita, por estas horas, ante las ofertas de Zaragoza y Fiorentina por ambos centrales, respectivamente. "No tenemos necesidad ni apuro por vender. Analizaremos bien los dos casos para saber a quién nos conviene transferir", contó uno de los hombres que toman decisiones. Lo que está claro, al menos desde ese lado, es que la última palabra correrá por cuenta del club. ¿Qué significa esto? Que, esta vez, no influirá lo que quiera Alfio Basile. El Coco prefiere que se quede Juan Forlin, a quien tiene como recambio para la dupla titular Cáceres-Paletta. "Así como le dimos el gusto con los refuerzos, en esta ocasión decidiremos en función de lo que le convenga al club en lo económico", agregó otro dirigente. El no rotundo de Ameal a la venta de Muñoz, en la reunión de mesa chica de la semana pasada, sumado a las dudas que le generaría la transferencia del pibe al propio Carlos Bianchi, inclinan la balanza para que se realice el pase de Forlin.

Que exista este contrapunto no significa que haya una interna o diferencias entre el DT y la dirigencia. Cada uno defiende lo suyo. Para Basile, Forlin debe quedarse porque es un suplente de lujo. Si se va, de central sólo quedarían Sauro y Morel. Muñoz, rehabilitándose de la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla derecha, recién volvería en noviembre.

La CD, en cambio, duda sobre qué operación es más beneficiosa. Hoy, la situación de ambos está planteada así:

Zaragoza ofreció 2.500.000 euros por el 50% de Forlin. La postura de Boca es vender esa mitad por 3.000.000 de euros. Para hoy se espera que los españoles mejoren la oferta inicial. Y como cláusula, se fijaría que haya una subasta por el otro 50% dentro de dos años. Sí, al mejor postor. Desde el lado del jugador aguardan un final feliz. "Forlin va a ser suplente, no va a jugar muchos partidos y de acá a fin de año se va a desvalorizar", sostienen. Pero en el club no están tan convencidos. "Puede ocurrir eso como que juegue todos los partidose. Antes de la lesión de Paletta, había jugado poco, le tocó entrar y salió campeón. Nunca se sabe", relativizó alguien.

Fiorentina, que en un primer momento quería llevarse a Muñoz a préstamo por un año, ahora ofrece 5.000.000 de euros limpios por el 50%. Boca quiere asegurarse que la Fiore compre el otro 50% en un plazo de dos años. Y que si no lo hace en el primer año, el club italiano pague 1.000.000 de euros. Parecen cifras muy altas para un defensor de 18 años, con siete partidos en Primera y en plena recuperación de una importante lesión. Pero en el club también son escépticos. "No se sabe si es mucha o poca plata. Muñoz puede ser un jugador más y nunca recibir una oferta así o convertirse en un crack e irse por el doble de lo que ponen ahora los tanos" , razonó un dirigente. Ameal no quiere saber nada con venderlo. Bianchi, que le ve futuro de Selección al pibe, opta por la cautela.

Así las cosas, todo indica que uno de los dos será vendido. "Los dos, imposible", confirmaron desde el club. Y en cuanto a la opinión de Basile, no sería la primera desconexión. Durante la gira, pidió por un delantero por afuera con gol y los dirigentes insisten que es la hora de Mouche y Noir. La margarita por Forlin o Muñoz será deshojada por los directivos. Aunque Basile no quiera.

Comentá la nota