Fue sin querer queriendo…

El viernes por la noche, se habría realizado una importante reunión donde participaron todos los máximos representantes del carossismo. Según dicen la misma tenía por objetivo realizar un análisis de la derrota electoral del 28 de junio y la respectiva autocritica.
Muchos se enojaron con la actitud de Leticia Houriet que hizo pública su renuncia no sólo a la Secretaria de Acción Comunitaria, sino también a la banca, pues consideran que no es momento para perder referentes y sí limpiar la gestión de Aldo Carossi , sacando algunos funcionarios cuestionados.

El Intendente, viene amagando desde que asumió con realizar cambios, pero hasta el momento todos siguen en sus puestos y ha sumado a viejos funcionarios que deberían dejar espacio para la renovación. En el seno del carossismo esto es mal visto pues sostienen que varias veces le han sugerido a Carossi que oxigene el gabinete pero ha hecho oídos sordos y aunque no se lo digan frontalmente, muchos piensan que la derrota tiene que ver con una cuestión caprichosa o de falta de autoridad para hacer cambios.

Lo de Houriet, destapó una situación que aunque traten de enfriarla, cada día calienta más. No todos coinciden con Leticia, en que Peris y Lischetti sean la renovación, pues tienen miedo a que estos jóvenes que actúan en forma totalmente opuesta a lo que hizo siempre el carossismo, no duden, como lo hicieron en enero, en enfrentarse a los referentes. Y la sola mención de que Heber Lischetti, podría ser candidato para el 2011, a varios les pone los pelos de punta. Aunque significaría la única posibilidad de acercarse al diálogo con el sector de Marcelo Elmer.

Asimismo la relación con Montesanti no es de las mejores, pues el reelecto diputado, no está de acuerdo con varios funcionarios que acompañan y aconsejan al intendente. Es reconocido su enfrentamiento con los Panno y Fabián Ferreira de la Agrupación Alfredo Cossi, que en varias oportunidades realizó duras declaraciones en contra de "Caco" Montesanti .Y como si todo esto fuera poco Carossi también coqueteó con la idea de sumar a Peteco Morales.

No caben dudas que la gestión de Carossi debe dar un giro importante, para ponerlo nuevamente en carrera con vistas al 2011, pues si todo sigue igual y con un concejo en contra, podemos estar avizorando el derrumbe definitivo de un gobierno que comandó los destinos de Baradero durante casi 20 años.

Comentá la nota