«Queremos profundizar los cambios y no retroceder»

El intendente de Morón, Martín Sabbatella, anunció públicamente su decisión de lanzarse como candidato a diputado nacional por la provincia. El jefe comunal envió una carta a los vecinos con la noticia
A través de los envíos a cada uno de los vecinos de Morón se intentó explicar los motivos de su postulación a legislador nacional al frente de un partido propio: el Encuentro por la Democracia y la Equidad.

En diálogo con El diario, sostuvo que no es opositor al gobierno, pero se niega a ser llamado oficialista. Reconoce logros de los Kirchner, como la política de derechos humanos, la renovación de la Corte y la integración regional, pero dice que la estructura del PJ le pone un techo y lo hace retroceder. Desde su espacio autónomo, busca una alianza con fuerzas progresistas como los socialistas, el SI, el Movimiento Libres del Sur, el Frente de Pino Solanas y Claudio Lozano y la CTA.

–¿Por qué decidió ser candidato?

–Porque creemos que la candidatura nos va a servir para intentar construir nuevas fuerzas políticas, convencidos de la profunda crisis de representatividad que tiene el sistema de partidos políticos en nuestro país.

–Sin embargo, hay intentos de parte de los partidos políticos de crear nuevos espacios. El PJ inventó el Frente para la Victoria, con el que convoca a otras fuerzas; los radicales, con la Coalición Cívica, van en el mismo sentido.

–Es cierto. Pero todo eso es parte de las viejas estructuras. No expresan vocación de cambio. No expresan la recuperación de la política como una herramienta de trasformación social. Lo primero que hay que hacer es recuperar el rol de la política. Que la política vuelva a enamorar. Que vuelva a convocar a proyectos colectivos. Que vuelva a entusiasmar. Donde podamos volver a creer. Donde las fuerzas se ordenen en torno a ideas. Donde se recupere el valor de los debates. El valor de la ética en las prácticas políticas.

–Y usted no se siente convocado por ninguna de esas fuerzas...

–No. Justamente porque creo que las estructuras tradicionales no están haciendo eso. Son pragmáticas, funcionales a cualquier ideología. En general, acompañan las cosas más por conveniencia que por convicción. Todos los nuevos espacios que se están constituyendo son parte de las viejas estructuras degradadas y por derecha. Alianzas conservadoras, por derecha.

–¿Lo dice por el PRO-peronismo?

–Lo digo por los dos bloques que se han constituido ahora, tanto el de Macri, Solá y De Narváez, como el de la Coalición con el radicalismo y López Murphy. Son dos opciones claramente ancladas en lo viejo, además por derecha, conservadoras.

–¿Y el gobierno?

–Yo creo que el gobierno tiene cosas contradictorias. Ha generado un piso de cosas importantes en términos de recuperación del rol del estado, integración regional, renovación de la corte, perspectiva de derechos humanos, pero hay un límite claro en algunas políticas de profundización de la distribución, que es el tema central y por otro lado continuidad en lo que hace a estructuras políticas en las que se sostiene. Que es quizás la que le haya permitido tener ese piso, pero también la que le pone el techo y empieza a comerle el gobierno y hacerlo retroceder.

–¿Y qué propone el Encuentro?

–La oposición propone retroceder y el oficialismo ofrece resignarse al techo que le pone el PJ. Frente a ese panorama creemos que debe haber una fuerza política fuera de esa lógica, autónoma, que reconozca el piso construido, lo que permita entonces darle continuidad a las cosas que tienen que ver con un rumbo en el cual creemos y que además produzca una profunda ruptura con lo que hace a las viejas lógicas y prácticas políticas que permita profundizar los cambios y no retroceder. Por supuesto, desde una mirada progresista, popular y trasformadora.

–¿Cuál es la respuesta que se percibe de la sociedad de Morón tras el envío de la carta sobre su candidatura a diputado?

–En general, la carta tuvo una respuesta muy favorable. Los y las moronenses son conscientes de todo lo que se hizo, de lo que se está haciendo y de lo que está pendiente. Y, por supuesto, también saben que Morón no es una isla, que la provincia y el país necesitan avanzar en profundas transformaciones para revertir la desigualdad social y mejorar la calidad de la Democracia. Los valores por los cuales los vecinos acompañaron nuestro proyecto en Morón, o fueron parte de él, son los mismos que quieren para el resto de Argentina. Nosotros, al igual que en Morón, los estamos invitando a ser protagonistas, a ser parte de un proyecto que crece desde Morón, que nació aquí y que se multiplica en la provincia. Los moronenses estamos orgullosos de lo que pudimos hacer acá y también de extender esta experiencia en el país.

–¿Qué responde a los que critican su salida de la intendencia dos años antes de finalizar su mandato?

–No he escuchado críticas. Hay algunos dirigentes opositores que quieren que Morón vuelva a ser lo que era en los ’90 y que ven en este paso una oportunidad para hacerlo. Hay especulación política, pero nada que tenga que ver con el interés genuino de los moronenses. Creo que alguna dirigencia local se resiste a entender el profundo cambio cultural que experimentó la sociedad de Morón y que sigue menospreciando la inteligencia y el compromiso de los vecinos n

Comentá la nota