“No queremos más el bingo en Luján”

Lo comunicó el jueves, en un acto realizado en Carlos Keen que contó con la presencia del mandatario bonaerense.

La intendenta acompañó la solicitud pública con un petitorio al que pueden adherir los vecinos.

La decisión se venía masticando. Se sabía que la intendenta Graciela Rosso nunca vio con buenos ojos la presencia del bingo. Con la clausura municipal concretada en la madrugada del domingo por problemas de papeles, las decisiones referidas a la sala de juegos terminaron de precipitarse.

En la mañana del jueves, durante el acto realizado en Carlos Keen por la obra de repavimentación del camino de acceso a esa localidad, la jefa comunal le pidió al gobernador Daniel Scioli el cierre de Bingo Luján.

Sin eufemismos, Rosso se dirigió al máximo mandatario provincial para expresar la decisión del municipio de lograr el cierre definitivo del local de apuestas: “Nosotros no queremos más el bingo en Luján. Nos ha traído muchos problemas sociales, mucha miseria”.

El anuncio, que fue anticipado por EL CIVISMO en la edición anterior, promete profundas repercusiones. Rosso volcó la solicitud en un petitorio que el mismo jueves entregó a Scioli. Antes de acercarle ese documento, la intendenta consideró que el bingo “no trajo ganancias, trajo miseria”. “Quiero decirle que sólo nos ha reportado el año pasado 600 mil pesos. Las vidas de las familias de Luján no valen 600 mil pesos. Gobernador, le pedimos y lo acompañamos en su posición frente a este problema del juego. Nosotros creemos que en los lugares turísticos es posible como entretenimiento. Pero donde estamos trabajando y produciendo, no queremos el juego”, dijo Rosso.

En su breve pero explosivo discurso, la intendenta también informó que en el municipio quedará habilitada un acta de adhesión “para que todos los ciudadanos y ciudadanas que quieran adherir a esta posición del gobierno puedan firmar con su nombre y apellido”.

Cuando le llegó el turno a Scioli, el gobernador se dirigió a Rosso para expresarle que “sobre la última inquietud que me dejaste, vamos a analizar la cuestión jurídica y todo lo que sea distorsivo para la sociedad vamos a estar muy atentos, especialmente por ustedes chicos, los jóvenes”. Como siempre, el mandatario no dijo demasiado.

La intención hecha pública por Rosso se enmarca en una discusión que incluye a toda la provincia de Buenos Aires. Por estos días, Scioli analiza la presentación de un proyecto

que establezca un nuevo marco normativo para las licencias de las salas de bingo. Por otra parte, no fue renovado el permiso de la empresa Codere, que manejó el juego en la ciudad de La Plata durante dos décadas.

Sin embargo, no resulta una novedad que el rubro garantiza a las arcas de la Provincia una cuantiosa suma de dinero, manejada a través del organismo Loterías y Casinos. El juego es fomentado por el Estado provincial mediante múltiples campañas publicitarias en medios de comunicación.

CONTRA SOLÁ

“Como diputada nacional encabecé la discusión en el Congreso con una votación para sacar los cajeros automáticos de las salas de juego. Nosotros claramente tuvimos una posición que es que el juego sólo debe estar en los lugares turísticos”, dijo Rosso ante las consultas periodísticas realizadas cuando Scioli ya había abandonado Carlos Keen.

La intendenta dedicó un párrafo aparte a Felipe Solá. Remarcó que cuando el ex kirchnerista era gobernador bonaerense “cerró el acuerdo para que durante 15 años más los bingos estén en la provincia de Buenos Aires”.

“Solá es el responsable de que los bingos estén en la provincia. Él, que ahora habla tanto de moral, se olvida del mal que hizo a Luján. Mientras el Concejo Deliberante nos pide un programa para la ludopatía, nosotros creemos que la mejor forma de eliminar una enfermedad es eliminar lo que la provoca. Y en Luján lo que la provoca se llama bingo.

“Como modelo de sociedad que quiere el trabajo y el desarrollo, no se puede permitir que la gente se juegue su poco dinero en una sala de juegos, donde la mayoría pierde.

Este es un modelo de capitalismo salvaje. Es el capitalismo que expolia a la sociedad mientras las sociedades quieren producir trabajo”, dijo Rosso.

-¿Qué se prevé para los trabajadores del bingo?, preguntó EL CIVISMO.

-Hay más de 12 empresas que se están radicando en Luján. En los últimos días vino Nike a corroborar que se instala en Luján. Nike Brasil va a producir botines de fútbol en la Argentina. El 25 de febrero tengo una reunión con una empresa que produce transformadores, es brasilera y está eligiendo entre Luján y Córdoba para instalar la industria. Son más de 200 puestos nuevos de trabajo. Los trabajadores del bingo que no se preocupen que nosotros estamos trayendo empresas para que haya más trabajo en Luján.

-Se lo pregunto porque el tema de los trabajadores puede ser utilizado como herramienta de presión en contra del cierre.

-Eso siempre pasa. Vos sabés que cuando una empresa contamina te corren con el tema de los trabajadores. Mientras, nos mata a todos, a los trabajadores y al resto. Nosotros tenemos muy claro que el bingo no favorece a nadie, ni siquiera a los que trabajan adentro. Le haría un control de salud a los trabajadores, por el cigarrillo, por las condiciones laborales que tienen. ¿Cuál es el beneficio? ¿El salario? No se preocupen, nosotros tenemos una oficina de empleos. Vamos a poner a todos los empleados del bingo en el listado de esa oficina y los vamos a ofrecer como trabajadores a todas las empresas que vienen.

-Además de este petitorio, ¿tuvo algún otro acercamiento con la Provincia por este tema?

-Yo ya lo vengo hablando con el señor gobernador desde hace meses. Ustedes saben que el gobernador también lo habló en una reunión con los obispos. Es un tema que se viene hablando.

-Scioli habló de estudiar el marco legal, ¿qué perspectivas existen en ese sentido para lograr el cierre?

-Tenemos que analizar el marco legal. Vuelvo a decir: los que ahora se erigen en salvadores de la patria, parece que hay tres, uno de ellos fue gobernador y fue el que permitió, por 15 años más, bingos en la provincia de Buenos Aires. En lugar de emprender proyectos productivos, lo que había que emprender eran proyectos de juego. Esto lo sé perfectamente porque en su momento se discutió en la Cámara de Diputados de la Nación. Él (por Solá) buscó el apoyo de los diputados nacionales de la provincia de Buenos Aires. No se lo dimos.

EL PETITORIO

A continuación, transcribimos parte del petitorio que el jueves Rosso entregó a Scioli:

“Con mucha satisfacción hemos recibido recientes declaraciones suyas en torno a la posible sanción de una nueva ley de juego en nuestra provincia. El veto al cual usted se refería está en sintonía –de alguna manera– con nuestras convicciones y la de la mayoría de la comunidad lujanense. El hecho de habilitar salas en distritos alejados de los centros turísticos no hizo más que despertar las voces de alerta.

“Demás está decir que coincidimos en que acompañar y estimular el juego en ámbitos de esparcimiento y desarrollo turístico, no es lo mismo que alentar el juego en zonas urbanas o industriales. Bastaría ver qué sucede en estas regiones cuando las salas seducen a los vecinos. Nuestra propia experiencia nos indica que la cultura de la especulación pasa a primer plano. Vecinos desesperados en busca de un maná que le otorgue lo que la vida cotidiana muchas veces le niega, irrumpen en los bingos locales. Los rostros de gente muy humilde, que con sus bolsas de compras o sus haberes recién percibidos luego de jornadas arduas de labor, hacen escala en los bingos, corroboran que el denominado capitalismo deshumanizado ‘es exitoso’ ¡para ellos!

“Nuestra gente es birlada en su desesperación y en la necesidad de lograr algo de la mano de la diosa fortuna. A tal extremo llega la situación que días pasados una vecina recurrió al suicidio. Sí, al suicidio, tras perder todo en el bingo de Luján. Y Usted sabe compañero gobernador que detrás de un jugador de estas características –insisto, hay gente de trabajo, amas de casa que buscan un salvavidas (que siempre es de plomo) a sus necesidades materiales– subyacen múltiples intereses comerciales que poco y nada parecieran interesarles qué les sucede.

“Reiteramos que no nos oponemos a las salas de juego cuando éstas están en sitios adecuados para la ocasión. Nuestra cultura política, y la suya, es coincidente con la fijada por la pastoral social que prioriza ‘la cultura del trabajo sobre la del juego, que tanto daño hace a la familia’.

“Desde mi primer día de mandato, quería solicitarle el retiro de la sala de juego de nuestro distrito, me abstuve al solo efecto de tener una idea cierta de cuánto representaba en dinero el ingreso por juego y esto representa $ 479.326,91 en concepto de Coparticipación de Bingo CASI y $ 109.285,64 en concepto de Bingo Luján, la pregunta que surge es si estos montos valen la vida de una madre.

“En una comunidad organizada, como la que estamos construyendo en nuestro Luján, pretendemos que todos puedan realizar sus sueños y anhelos, en la medida en que el resto de la comunidad también lo pueda concretar. Y sobre todo, que nadie sea instrumento de la ambición ajena, usufructuando de las necesidades humanas.

“Por eso, señor gobernador, solicito que analicemos la manera política y legislativa de que el bingo sea trasladado de Luján. La solicitud no hace más que atender y escuchar lo que nuestra comunidad nos está reclamando”.

Quedó en segundo plano

Después del anuncio de Rosso sobre el bingo local, las razones que motivaron la visita del gobernador Daniel Scioli a Carlos Keen quedaron en un segundo plano.

El mandatario observó el avance de los trabajos realizados en el acceso a la localidad. Las obras, que se iniciaron en enero y ya llevan la mitad de su ejecución, abarcarán más de 12 kilómetros que van desde Villa Ruiz hasta la Ruta N° 7.

Además, entregó un cheque de 29.000 pesos que recibió la intendenta en nombre del presidente de la fundación “Pro Buenos Aires”. Lo envió el Ministerio de Seguridad, a través de la Dirección de Prevención Comunitaria de la Violencia, en el marco del programa “Soluciones ya”, con el fin de contribuir a la disminución de situaciones violentas y generadoras de inseguridad.

Comentá la nota