Lo que no queremos asumir

Por Rosendo Fraga (*)

El Papa dijo algo que los argentinos no queremos asumir.

En términos simples, la Argentina es el cuarto exportador de alimentos del mundo, pero es el primero per capita. Es decir que ningún país exporta tantos alimentos de acuerdo a la cantidad de habitantes que tiene.

Que en estas condiciones uno cada siete argentinos hoy se esté alimentando en forma insuficiente hace que le quepa muy bien la dura palabra de escándalo.

La cuestión es que hoy, desde el Gobierno, no se asume la significación del problema y se lo niega, utilizando para ello los manipulados datos del Indec.

Comenzando por el empleo, extraoficialmente, una funcionaria del Indec reconoce que el desempleo aumentó 1,6% en los últimos meses y que en agosto puede llegar al 10%. Para la UCA, este mismo año el desempleo llegará al 11%. Pero para el ministro de Trabajo el desempleo se mantiene en un nivel estable y no requiere retornar a la doble indemnización.

El trabajo en negro o informal es un problema social central. De acuerdo a los mismos datos oficiales, 3,8 millones trabajan informalmente y ello va en aumento.

Las inspecciones laborales han comprobado que en los countries, uno de cada 4 trabajadores está en la informalidad.

Pero, curiosamente, para le Indec el poder de compra de los trabajadores en negro creció 60% en el último año y medio. Ello contradice el informe de la Universidad Católica Argentina (UCA), que da cuenta de que un 55% está comprando menos comida que un año atrás.

En las provincias del norte la situación es más grave. En Salta, uno de cada 3 niños está desnutrido. En el Chaco, donde la pobreza estaría superando el 50%, la situación es aun peor.

Para el Indec la pobreza está en el 18%; para la consultora SEL está en 32%; para la consultora Ecolatina la pobreza está en 31,8% y la canasta básica alimentaria está en 809 pesos; en cambio, para el organismo de estadísticas oficial está en 445 y la pobreza no llega al 19%.

A ello ser agrega que para el Barómetro de la Deuda Social que realiza la UCA, 7 de cada 10 menores pobres no tienen servicios básicos como gas, agua o luz.

Hacia el futuro, la cuestión es que el 40% de quienes nacen pobres siguen toda la vida en esta situación, generándose el círculo vicioso de la pobreza.

En el encuentro de la Comisión de Enlace con el Episcopado se analizó el problema de la pobreza rural, que sería 10 puntos más que la medida en los centros urbanos.

Para el Indec los salarios en mayo mejoraron 0,86%. Entre 2003 y 2007 el privado formal creció y comenzó a bajar dicho año, habiendo sucedido lo contrario con el salario informal, que siguió creciendo. Pero para la Universidad de Belgrano el salario promedio cayó 16% el último año.

La pobreza en un país como la Argentina, con sus riquezas y posibilidades, es realmente un escándalo como ha dicho el Papa, que el gobierno se empeña en negar en su verdadera dimensión y la dirigencia en su conjunto evita asumir como una responsabilidad colectiva a resolver.

(*) El autor es director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría

Comentá la nota