La querella pidió 37 años de cárcel para el cura Grassi

La querella pidió 37 años de cárcel para el cura Grassi
También solicitó la "inmediata detención" del religioso, acusado de abuso sexual. La Fiscalía había pedido 30 años. La causa paso a paso.
La querella que instruye en el juicio contra Julio César Grassi, acusado de abuso sexual y corrupción de menores, pidió este lunes una pena de 37 años de cárcel para el religioso y su inmediata detención.

"Tenemos la absoluta convicción de que Grassi es responsable de los 17 hechos", aseguró Juan Pablo Gallego, abogado querellante en las puertas de los Tribunales de Morón, donde transcurre el proceso.

Para Gallego, el titular de la Fundación Felices Los Niños "es un pederasta serial, un pedófilo de alto peligro".

De todas maneras, el letrado remarcó que "no hay que atacar a la Iglesia, no hay que mezclar las cosas porque nada tiene que ver el celibato" y advirtió que Grassi tiene "una personalidad que preexiste a la profesión que eligió, deshonró un lugar que nunca le correspondió y ya era pedófilo".

Gallego representa al denunciante conocido como "Ezequiel" y al Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CASACIDN). En su alegato solicitó la máxima pena que prevé el Código Penal para este tipo de delitos.

El martes 8 de abril, el fiscal de Morón Alejandro Varela pidió 30 año s para el cura y lo calificó como un "abusador, pervertido, depredador, mentiroso y cínico".

Luego, el abogado Jorge Calcagno , defensor de "Luis", uno de los tres denunciantes del sacerdote, solicitó una pena de 25 años y prisión efectiva, mientras que el pedido de Sergio Piris, abogado de "Gabriel", fue de 20 años.

La defensa, por su parte, tendrá esta semana, hasta el 24 de abril, para responder las acusaciones y tratar de revertir las sospechas. No se descarta que el sacerdote pudiera pedir la palabra en la última instancia.

La causa contra Grassi, acusado de abuso sexual y corrupción de menores agravada, comenzó en noviembre del 2000 con una primera denuncia anónima contra el sacerdote.

Comentá la nota