Se quemó la reserva de pinos frente al Bajo Giuliani

Ardieron más de 30 hectáreas de un predio cercano a la ruta 35. La tarea de Bomberos y Defensa Civil se complicó por el tipo de material combustible. Tuvo que actuar el avión hidrante del Plan de Manejo contra el Fuego.
Desde la mañana y hasta media tarde de ayer, ardió la reserva de pinos ubicada en la ruta 35, frente al Bajo Giuliani, consumiéndose más de 34 hectáreas de bosque. Defensa Civil debió atacar el fuego haciendo uso del avión hidrante.

La aeronave que envió oportunamente el Plan Nacional del Manejo Contra el Fuego volvió a entrar en acción ayer para aplacar las llamas que se generaron sobre un predio que explota la Facultad de Agronomía, a unos 12 kilómetros al sur de la ciudad. Tres cuadrillas de Defensa Civil y los Bombeos de Santa Rosa y Toay batallaron durante seis horas tratando de controlar las llamas.

Desde el lugar del siniestro - y mientras aún estaba en plena tarea de sofocar las llamas - el director de Defensa Civil La Pampa, Gustavo Romero, indicó que fueron convocados al lugar sobre el mediodía, cuando el incendio ya estaba avanzado. Primeramente actuaron las dotaciones de bomberos que llegaron desde las dos localidades más cercanas. Por DC trabajaron tres cuadrillas, dos de ellas asentadas en Santa Rosa y la otra en Parque Luro.

Según explicó Romero, los agentes procedieron primero a rodear las llamas y luego fueron avanzando sobre el siniestro. Sin embargo, por las características del material combustible, era previsible que la actividad se complicara: el fuego "se coronó".

En determinado momento, las llamas ganaron las copas de los árboles dejando de avanzar al ras del suelo para pasar a moverse por sobre las alturas del pinar. Esto obligó a los agentes de DC a cambiar drásticamente la técnica, teniendo que proceder a atacar al fuego "desde la cola y no desde el frente".

Allí se hizo imprescindible el uso del hidrante del PNMF, que en cada pasada descargó sus 2500 litros de agua guiado por el personal en tierra. Tras cada descarga, volvían a actuar las cuadrillas sobre el terreno.

El trabajos de apague y posterior enfriamiento recién se logró pasadas las 16.30. Al cierre de esta edición, Defensa Civil permanecía en alerta porque existía el riego potencial que la combinación del viento, las altas temperaturas y el material combustible que quedó sin quemar, reavivaran el foco.

Intencional.

De acuerdo a algunos comentarios recabados ayer, quienes dieron el primer aviso sobre el fuego habrían visto salir corriendo del pinar a dos chicos minutos antes de que se divisaran las llamas. Se descuenta que el origen del foco fue intencional pero ahora se trata de establecer los motivos.

Comentá la nota