Se Quemó el amor

Se Quemó el amor
Defederico se despidió pegándoles a los dirigentes, pero Huracán no lo vende. Hubo una reunión caliente y se pasó a cuarto intermedio. En Corinthians lo esperan hoy.
Agarró la pelota en la mitad de cancha a las espaldas de Rodrigo Malbernat, mediocampista central del equipo suplente, y con su equipo abajo por 1 a 0 avanzó. Uno quedó en el camino, luego fueron dos, tres... y finalmente el arquero. Pero con el arco sólo, increíblemente tiró la pelota afuera. Y la respuesta con sorna de Don Angel fue inmediata: "¡Bien Matías, ves que te tenés que quedar!".

Fue Matías Defederico, el ojo del último huracán que sacudió Parque Patricios, el receptor de ese comentario irónico del técnico. En lo que aparentaba ser su última práctica, el pibe jugó un interesante partido en el empate 2 a 2 entre titulares y suplentes. Sin embargo, cuando abandonó la cancha la verborragia se desató y cargó contra todo: la incertidumbre sobre las situaciones contractuales de algunos jugadores del plantel, las versiones poco creíbles que hace correr la CD e incluso reflexionó sobre los casos de Araujo y Pastore: "De Pipi nos decían que la plata iba a aparecer el viernes y el sabado viajó a Grecia, a Javier le decían días antes de la final con Vélez que iban a hacer lo posible por retenerlo y estaba vendido hacía dos meses". Matías, el picante.

El jugador -quién ya había tenido conflictos por pedir una suba en su contrato hace menos de un mes- despotricó y le puso pimienta al cónclave entre el presi Carlos Babington y uno de los representantes de Defe, Alejandro Bouza, quien posee el 40 % del pase - el club tiene el 50 -. La postura de la dirigencia del Globo fue clara: mantener a Defederico a como de lugar hasta diciembre y permitirle cotizarse más para una futura venta. Y acerca de la cláusula que remite a las ofertas mayores al millón y medio de dólares, Huracán responde con el hecho de que puede trabar la operación por poseer el 100 % de los derechos federativos del jugador y elegir no enviar el transfer sí el delantero va a Brasil. Además, por si quedaban dudas de que la búsqueda es obstaculizar la transacción con uñas y dientes, un dirigente deslizó un sondeo de un club inglés y la chance de que el Globo junte los 600.000 dólares que pide el contrato para recuperar el porcentaje cedido. Ante esta bataola de argumentos, Bouza abrió el paraguas y se paró en una postura un tanto más flexible: intentará convencer a la gente del Corinthians para seguir charlando el tema y al propio Matías para bajar un poco los humos. La oferta del club paulista es por 4.000.000 de dólares por la totalidad del pase y de cara a la definición del culebrón, la elección fue pasar a un cuarto intermedio. Hoy podrían haber nuevas novedades al respecto. Desde el entorno del jugador aseguran que "no volverá a entrenar en Huracán y que viajará a Brasil". Lo que escasean son las certezas.

El resto de los jugadores no estuvieron ajenos y Mario Bolatti propuso hacer un asado hoy entre todos para estrechar el vínculo que comenzaba a temblequear. Incluso, Chiche Arano se pronunció al respecto desde Grecia: "A Matías le convendría quedarse un tiempo más porque es muy jóven aún".

Uno de los grandes ídolos de la Quema, Oscar Ringo Bonavena, patentó una frase: "La experiencia es un peine que te da la vida cuando te quedas pelado". Angel Cappa no es precisamente pelado, pero sí sabe como ponerle un toque de frialdad cuando el volcán arde: "Debemos ayudar al jugador a respetar su compromiso con la palabra, así lo ayudamos a crecer como persona. Acá hay tipos que ven diez dólares en algún lado tirados y le dan vuelta la cabeza a cualquiera, arman un quilombo bárbaro. Estamos pidiendo que se quede 4 meses, no 4 años". ¿Será mucho Angelito?

Comentá la nota