La quema de plástico se suma a la problemática

Algunos países aprovechan para producir energía.
La especialista santiagueña explicó a Nuevo Diario que "otro aspecto es el gran volumen de plástico que termina en lugares inapropiados, lo que en muchos casos es quemado y produce la consiguiente contaminación del aire con monóxido de carbono, y la generación de sustancias cancerígenas, como dioxinas y furanos. En algunos países, estos plásticos son aprovechados para producir energía mediante la combustión". Asimismo, indicó que "otro problema que se ha originado es que algunos países, en vías de desarrollo, han aceptado basura electrónica sin tener medios para deshacerse de ésta de forma adecuada. Pero eso comienza a ser solucionado con la firma del Acuerdo Regional sobre Movimiento Transfronterizo de Desechos Peligrosos, que contempla la basura electrónica como peligrosa y prohíbe a los países ricos el deshacerse de ésta mediante su transporte a países pobres".

La bióloga dijo que en muchos países existen leyes que intentan prevenir el problema y que prohíben a los consumidores eliminar los aparatos con la basura doméstica. "Deben entregarse a los negocios donde los han adquirido o a los depósitos especiales. Algunos son reciclados y el resto es usado para combustión o dispuesto de manera segura. En algunos casos se insta a las empresas a que se responsabilicen del producto durante toda la vida del mismo, incluido su reciclaje, reutilización y eliminación".

Desde su punto de vista, la solución sería desacelerar el ritmo de lanzamiento de nuevos productos al mercado y reducir la velocidad con que los consumidores sustituyen los artículos electrónicos adquiridos. Recuperar el disfrute de los de larga vida sumado al cuidado del medio ambiente.

Comentá la nota