La quema de caña es penada con más de 20 años de prisión

El fiscal federal Antonio Gustavo Gómez, dijo que además de una falla en el control administrativo de esta peligrosa práctica, existe una falencia judicial dado que jamás se condenó a alguien.
La quema de cañaverales sigue generando una encendida polémica en torno a las responsabilidades que existe en ámbitos público y privado, mientras la contaminación no cesa ante una práctica altamente nociva. Esta vez el fiscal federal de Tucumán Antonio Gustavo Gómez, hizo una especie de autocrítica hacia el rol de la justicia respecto a esta clase de delitos, aunque también observó las fallas existentes en el ámbito administrativo.

"Hay un serio problema en el control administrativo y probablemente estemos fallado desde la Justicia también porque hasta ahora nunca se ha llegado a un juicio oral y público donde se condene a alguien por este delito", afirmó el funcionario judicial en declaraciones a CCC Noticias. Sin embargo, advirtió la importancia de un prolijo accionar administrativo sobre los focos de incendio. "Aún cuando la legislación vigente prohíbe la quema de caña, deja un vacío legal en torno a la quema de caña que se llevan los ingenios. Estos tienen prohibido llevar caña quemada, pero sólo se habla de la trozada y no de la larga. Ellos dicen que no reciben caña trozada, pero sí reciben la larga. Hemos hecho investigaciones con Gendarmería y vimos en el canchón rastras con caña quemada", manifestó Gómez.

Dejó en claro la rigurosidad de la ley federal 24.051 la que en sus artículos establece penas de prisión por contaminación ambiental, no sólo a los autores del hecho sino también a los responsables administrativos. "Los artículos 55 y 56 dicen claramente que quien contamine el ambiente y ponga en peligro la salud recibirán penas de prisión que pueden llegar a los 20 años", afirmó el fiscal Federal. En efecto, el artículo 55 reza: "Será reprimido con las mismas penas establecidas en el artículo 200 del Código Penal, el que, utilizando los residuos a que se refiere la presente ley, envenenare, adulterare o contaminare de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general. Si el hecho fuere seguido de la muerte de alguna persona, la pena será de diez (10) a veinticinco (25) años de reclusión o prisión".

La Fiscalía actuó de oficio ante los cientos de focos de incendio que se detectaron en la provincia durante julio pasado. De hecho, las autoridades judiciales remitieron oficios al propio gobernador José Alperovich, a las autoridades de Medio Ambiente de la provincia, como también a las fuerzas de seguridad.

La política del Poder Ejecutivo provincial en torno a estas prácticas es demandar penalmente a sus responsables. De hecho ya formalizaron casi una docena de demandas ante la Justicia Federal. Idéntica actitud adoptaron desde la Defensoría del Pueblo de la provincia a cargo de Jorge García Mena, quien fue contundente en este sentido al reclamar prisión para sus autores.

Sin embargo, estas acciones parecen no ser suficientes para quienes generan incendios sobre diferentes superficies contaminando el medio ambiente y dañando infraestructuras viales y eléctricas.

Recientemente el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) dio a conocer un informe en el que se registraron 259 focos de calor, entre quema de pastizales, rastrojos, caña de azúcar y otras coberturas de suelo no determinadas.

Los departamentos con mayor número de focos en caña fueron Cruz Alta (57) y Leales (25), seguidos por Simoca (19) y Lules (16). Respecto de focos en otras coberturas, se destacan Graneros (29), Cruz Alta (17) y Leales (16).

Los departamentos Cruz Alta y Leales representaron el 44 por ciento del total de focos de fuego de la provincia durante el mes de Julio. En este sentido, concluyó que el total de quemas tanto en caña como en otras coberturas pasó de 53 focos detectados en junio pasado a 259 en julio, lo que significa un incremento de más del 400 por ciento de un mes al siguiente. Si se toman solamente los fuegos que se produjeron sobre caña de azúcar, el aumento registrado es de más del 600 por ciento: de 23 en junio se paso a 164 en julio de 2009.

Comentá la nota