Quejas por la frecuencias de los colectivos

A menos de un mes del cambio de empresa, hay demoras promedio de 15 minutos. El Diario de la República tomó los tiempos en una esquina céntrica y comprobó picos de espera de hasta 23 minutos. Los pasajeros dicen que los fines de semana el servicio empeora.
A menos de un mes de que la empresa UTE Santafesina deje de prestar el servicio de transporte en la ciudad, hay malestar en los usuarios por las frecuentes irregularidades que experimentan a diario desde el momento que inician la espera en las paradas hasta que descienden de las unidades. Los pasajeros focalizan las quejas en la falta de coordinación de las frecuencias con las que pasan los colectivos, el estado deplorable de ciertas unidades y, en algunos casos, incumplimiento de los recorridos; esos son los reclamos más comunes que ingresaron durante la última semana en los espacios de opinión de la página web de El Diario de la República. El secretario de Transporte de la Municipalidad, Guillermo Godoy, dijo ayer que la estimación para la espera es de ocho a dieciséis minutos, dependiendo de la línea que se trate: "En realidad no hay parámetro fijo de cumplimiento, porque por ejemplo la (el corredor) D tiene mucha demanda y, en cambio, la E no cuenta con grandes cantidades de pasajeros, lo que determina que las frecuencias no sean iguales". Un periodista de El Diario verificó ayer en una parada ubicada en las calles Chacabuco y Lavalle, que el tiempo que demanda aguardar la llegada del servicio es de 10 a 23 minutos. Además, dialogó con los pasajeros que esperaban en el lugar. Leticia es usuaria frecuente de la línea H y señaló dos inconvenientes: "El miércoles pasado estuve esperando una hora y media. Y el lunes viajé en un colectivo que era decadente, sucio y ruidoso". Una señora que no quiso dar su nombre, dijo que el corredor O suele tardar media hora y los fines de semana, hasta 60 minutos y, al igual que Leticia, que "los coches eran viejos". En general, los más de diez encuestados, presentaron quejas similares. En la web de El Diario sonaron las mismas voces.

Comentá la nota