Quejas en La Florida por el tránsito rápido de vehículos

Reclaman control policial y medidas preventivas a la Municipalidad. Dicen que muchos vehículos ingresan por Bradley para evitar controles de la Caminera.

Vecinos del barrio-parque La Florida reclaman a la Municipalidad y a la Policía medidas preventivas y paliativas para evitar nuevos accidentes de tránsito en la intersección de las calles Bradley y Aragón. El motivo de la queja es la alta velocidad que desarrollan los autos que, según los frentistas, toman la primera de las arterias mencionadas desde la autovía 2, para evitar el control de la Policía Caminera apostada a metros de la rotonda de avenida Constitución.

Ante la falta de respuestas en los ámbitos acudidos, los vecinos decidieron expresar su preocupación y descontento en la vía pública, convocando a los medios de comunicación.

"Los autos toman por Bradley desde la ruta para evitar los controles de la Caminera, de ARBA y de Bromatología en el caso de los camiones. Es que por acá pasan todo tipo de vehículos. Encima, como la calle tiene granza, al transitar a altas velocidades no alcanzan a frenar bien en Aragón. Se arrastran y así suceden los accidentes", relataron los vecinos. "El último choque fue hace tan sólo un par de días. Incluso, en una ocasión, un vehículo se incrustó en el parque de una vecina", añadieron en instantes en que casi ocurre una colisión, mientras charlaban con LA CAPITAL.

El inconveniente está, de momento, paralizado por la falta de respuestas en los ámbitos oficiales. "En la Municipalidad, Arteaga (titular de Tránsito) nos derivó a la Caminera, donde nos dijeron que sólo tienen injerencia sobre la ruta. Pedimos controles, de lo contrario instalaremos por nuestra propia cuenta lomos de burro", advirtieron los vecinos, enojados por la situación.

"En 15 días tuvimos dos accidentes. En la Municipalidad no nos respondieron por el pedido de los lomos. El tema ahí no es la plata, hasta la pondríamos nosotros, pero queremos una solución. Incluso, pensamos en pedir que cierren la calle en el acceso desde la ruta", señalaron los vecinos.

En tanto, la presidenta de la Asociación Vecinal de Fomento del barrio, María Cristina Stankevicius, consignó: "Fuimos de un lado a otro y todavía no obtuvimos respuestas. Debe haber una solución rápida porque los problemas se intensifican los fines de semana".

Uno de los asuntos que preocupa es el posible perjuicio sobre transeúntes o incluso niños que suelen jugar en las amplias veredas de pasto de un barrio habitualmente apacible.

Comentá la nota