Quejas de ediles por incompatibilidad

Un maestro mayor de obras le factura "servicios de arquitectura" al municipio pero, a su vez, es proveedor desde su empresa. Concejales justicialistas presentaron un pedido de informes en noviembre.
(Winifreda) Los concejales del partido justicialista de Winifreda quieren que la intendenta Berta Mabel Herlein les brinde precisiones sobre las funciones, en apariencia incompatibles, que ejerce un maestro mayor de obras de esta localidad.

El profesional le factura "servicios de arquitectura" a la municipalidad y, a su vez, desde su empresa provee materiales de construcción para las obras públicas municipales que él certifica.

Los ediles Luisa Ponce, Marcela Leguizamón y Ariel Naab redactaron un pedido de informes el 30 de noviembre de 2009 y lo elevaron al Departamento Ejecutivo con la venia de los concejales oficialistas. En ese escrito, los concejales opositores mencionan que en el balance contable de abril de 2009 aparece una factura de 4.500 pesos que fue pagada al maestro mayor de obras Gustavo Torello por certificar la construcción de una vivienda del plan "Soluciones Habitacionales", situada en la calle Calderón. "Solicitamos que nos informe si es compatible la certificación de obras públicas a este municipio por parte de Gustavo Torello, quien por prestar dicho servicio percibe una remuneración mensual de 1500 pesos y, a su vez, es proveedor de materiales de construcción para los proyectos municipales", dice uno de los puntos del pedido de informes. Los opositores también solicitaron copias de los planos de las dos viviendas de la operatoria Provincia y Municipios (PyM) que fueron inauguradas el 1 de diciembre de 2009 en el pasaje La Paz y de otras dos casas de la misma operatoria que se construyen a toda velocidad y con mano de obra municipal al oeste del casco urbano. En ambas obras públicas, la municipalidad delegó en Torello la supervisión diaria de los trabajos.

La situación del profesional llevó a que la presidenta del CD, Marta Berg (Frepam), recordara que en la gestión de la ex intendenta peronista y actual diputada nacional, Adriana García, su secretario tesorero formaba parte de una sociedad de responsabilidad limitada local que, a la vez, era proveedora del municipio. "Es una aclaración que quiero hacer, igualmente aceptamos que este pedido de informes sea elevado sólo por el bloque del PJ al Departamento Ejecutivo para que sea respondido", dijo Berg.

Vehículo.

Los concejales justicialistas también le pidieron a la intendenta, Berta Herlein, que identifique el vehículo oficial de la municipalidad, un Chevrolet Corsa, que desde hace más de un año utiliza diariamente para movilizarse dentro y fuera del casco urbano. Los ediles opositores no lograron persuadir a la jefa comunal de que lo haga, por lo cual le solicitaron a los concejales del Frepam que traten de convencerla de que revierta esta irregularidad que se registra en el parque automotor comunal.

La concejala Marcela Leguizamón (PJ) reveló que junto a sus compañeros de bloque le plantearon personalmente a la jefa comunal la necesidad de que el auto esté debidamente identificado. "La respuesta que nos dio fue que el logo que una empresa le había mostrado no le gustaba porque era muy grande. Esto ocurrió hace cuatro o cinco meses pero todavía no vemos que el auto tenga una leyenda que lo identifique", disparó Leguizamón. Y mirando a sus pares oficialistas agregó: "Les pedimos a ustedes que intercedan ante el Departamento Ejecutivo". Marta Berg, respondió muy escuetamente: "El pedido es aceptado". Lo cierto es que ya pasaron 16 días desde el comienzo de 2010 y el auto sigue sin identificación.

Comentá la nota