Queja por supuestas presiones políticas en la municipalidad de Piedras Blancas.

Un funcionario le habría pedido a la vecina que desmienta una nota de UNO a cambio de trabajo para su marido.
Una vecina de Piedras Blancas se queja por "presiones e intento de soborno" por parte del intendente radical, Julio César Weishem, para que desmienta dichos vertidos en una entrevista con UNO el 21 de diciembre de 2008. La nota periodística hacía referencia a un supuesto caso de "discriminación" hacia su persona, e indicaba que había concurrido al municipio a pedir ayuda para mantener a sus seis hijos, y a su pedido respondieron "andá pedile a los peronchos".

Dos días después de la publicación de la nota, Patricia Hennin fue "mandada a llamar con un trabajador municipal".

"Cuando llegué al municipio el intendente y el secretario de Gobierno, Osvaldo Sánchez, me pidieron que desmienta lo que había salido en el diario. Me preguntaron si había visto la publicación y cuando les respondí que aún no, entonces sacaron unas seis fotocopias y las desparramaron en la mesa de la oficina. Comenzaron a decirme que Pablo Bertochi (militante del PJ de Piedras Blancas y ex director de subsidios en el Ministerio de Salud y Acción Social de la Provincia, siendo colaborador del entonces ministro del área, Gustavo Bordet) me había obligado a hablar y que querían que yo diga que me había apretado", narró la vecina.

Según su relato, una y otra vez los funcionarios le indicaban que tenían que desmentir los dichos de Bertochi, "y me ofrecieron a cambio un trabajo durante un mes para mi marido y por 1.500 pesos. Era para construir veredas domiciliarias", sostuvo Hennin.

Señaló incluso que le dieron fecha para viajar hasta la capital entrerriana: "Me dijeron que el viernes siguiente me iban a buscar los muchachos para traerme hasta acá", dijo, y aclaró que ella se negó a hacerlo.

Hasta el 27 de diciembre de 2008, Patricia Hennin vivía en una vivienda de un barrio construido por el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV) en Piedras Blancas, junto a su marido y sus seis hijos, de 2, 5, 7, 10, 12 y 14 años.

"Nos tuvimos que ir del pueblo, a La Paz, en busca de trabajo, porque no teníamos para mantener a nuestros hijos", explicó, para luego detallar: "El 24 de diciembre no teníamos ni para comer y se lo dije al intendente; le pedí que cumpla con lo que me había prometido, porque me había dicho que en diciembre me iba a dar trabajo y nunca nos tuvo en cuenta ni a mí ni a mi marido".

Concretamente, en la nota del 21 de diciembre de 2008, el dirigente justicialista Pablo Bertochi había indicado que se estaban dando hechos de "discriminación política social" por parte del "intendente y los funcionarios municipales" de esa localidad y había detallado la historia de Hennin, que "fue sacada casi a empujones por las secretarias del municipio cuando fue a pedir ayuda".

Bertochi también había hecho mención a que "el intendente o sus funcionarios se encargan de frenar los trámites sociales que él realiza para personas necesitadas ante organismos provinciales".

Aunque la vecina ya está viviendo en La Paz y su marido logró un trabajo como albañil, acompañada por Bertochi se acercó hasta la Redacción de UNO para narrar lo sucedido, reprobando la actitud de los funcionarios municipales que le ofrecieron trabajo, a sabiendas de su precaria situación para que desmienta "algo real, y es que no me ayudaron cuando lo necesitaba", señaló.

Comentá la nota