Queja de los abogados ante el Tribunal Superior por la parálisis en los juzgados

El Colegio Profesional envió una carta documento a la cúpula del Poder Judicial reclamando una pronta solución al conflicto porque las causas no avanzan y los matriculados ven afectados sus ingresos.
El extenso conflicto que vienen protagonizando los empleados de tribunales provinciales en reclamo de una recomposición salarial ya tiene sus secuelas en las prestaciones del servicio de Justicia.

Causas que no avanzan, notificaciones que no salen y cientos de personas que esperan soluciones a controversias legales que no tienen respuesta, son algunas de las quejas que llegan a diario a los tribunales provinciales en las últimas semanas.

Los abogados, además, vieron paralizados como consecuencia buena parte de sus ingresos.

Todo esto llevó al Colegio Profesional a enviar una carta documento al Tribunal Superior de Justicia para que acelere una solución al conflicto que permita retomar el normal funcionamiento de los distintos juzgados y dependencias.

Desde la máxima autoridad judicial se respondió que actualmente se mantienen negociaciones con el gremio y que se había hecho un ofrecimiento a los trabajadores, pero que había sido rechazado. Además, señalaron, que las medidas de fuerza tomadas por los empleados no deberían afectar el desenvolvimiento normal de la Justicia. Sin embargo, esto no se condice con la realidad que palpan los profesionales del derecho. Incluso estos últimos coinciden con lo señalado desde el gremio que admite que el área de notificaciones es una de las más afectadas y que el trabajo a código demora expedientes y resoluciones.

Ante este cuadro de situación, hoy desde las 20 se realizará una asamblea extraordinaria en el Colegio de Abogados para definir qué pasos seguir luego de recibir la contestación que consideraron insuficiente de parte del Tribunal Superior porque no avanza en soluciones.

Según fuentes gremiales, la última oferta salarial acercada fue de 220 pesos para cada agente, lo que significaría alrededor del 7%. La traba del conflicto se originó en que ese monto es el mismo que la Provincia acercó a los docentes nucleados en la Uepc y que finalmente sirvió para destrabar la protesta. Sin embargo, los judiciales advierten que mientras esa cifra representa el 11,8% de incremento para los maestros, a los empleados de tribunales les significa apenas el 7%. "Teniendo en cuenta los aumentos permanentes que cualquier hogar sufre desde la alimentación hasta la educación de los hijos, pasando por tributos y servicios, está claro que un 7% no alcanza a compensar en nada ese nivel de inflación", remarcó Leonardo Miatello, secretario general del gremio en Río Cuarto.

"El conflicto lleva un mes y alcanzó niveles preocupantes además porque no hay perspectiva de acuerdo. Entre los abogados hay mucha preocupación por este tema y por eso pedimos al Superior Tribunal que haga todo lo posible para destrabarlo", explicó el presidente del Colegio de Abogados, Julián Oberti.

Como agravante, hace diez días que las negociaciones se detuvieron y hoy el gremio volverá con las asambleas, esta vez de 10 a 12 y a partir de ese momento habrá abandono de tareas.

En Córdoba, se realizará una concentración en Tribunales I para luego marchar hacia la Secretaría de Trabajo provincial a pedir la apertura de paritarias, una instancia que el gremio cree necesaria para reabrir los canales de diálogo con el Superior Tribunal de Justicia.

30

millones de pesos al año representarían para la Justicia una recomposición del 25% en los salarios de los trabajadores según estimó el gremio, que recordó que sólo al campo se le condonó un tributo por $50 millones.

Comentá la nota