Quedó sin quita 40% de los haberes altos

Hay 7.323 beneficiarios con jubilaciones superiores a $ 6.000 que están afectados por el recorte. Pero sólo lo sufren 4.304.
Aunque el Gobierno provincial ha negado que en el corto plazo esté dispuesto a levantar la emergencia previsional, la quita está cada vez más cerca de parecerse a una entelequia: sólo seis de cada 10 jubilados sufren efectivamente la quita dispuesta en julio de 2008 para los haberes más altos. El resto logró esquivarla gracias a recursos de amparo que fueron concedidos por la Justicia con efecto devolutivo, es decir, pagando el ciento por ciento en efectivo hasta que se resuelva el fondo de la cuestión.

Según datos de la propia Caja de Jubilaciones, en diciembre pasado hubo 7.323 pasivos con haberes superiores a seis mil pesos a quienes se les debería haber pagado con títulos de Cancelación Previsional (TCP). En la práctica, se trata de un recorte de lo que se cobra en pesos a cambio de un título para cobrar en cuatro, seis u ocho años, según la edad del beneficiario.

Pero el 41 por ciento (3.019 beneficios) logró cobrar el ciento por ciento en efectivo gracias a un amparo judicial. El resto sufre el recorte, pese a que algunos obtuvieron amparos favorables sin efecto devolutivo y otros tienen aún el amparo en trámite.

En agosto, cuando comenzó a regir la emergencia, había 12.235 pasivos afectados, ya que el recorte fue fijado desde los cinco mil pesos de ingresos. En octubre se llevó a seis mil pesos ese piso. Sin embargo, en esos dos meses, hay 3.919 pasivos con amparos, ya que si bien muchos fueron concedidos semanas después, tuvieron carácter retroactivo y la Caja les debió reintegrar la quita.

En octubre, noviembre y diciembre, la cifra baja a un promedio de 3.020, lo que indica que unos 900 jubilados o pensionados estaban en la franja de cinco mil a seis mil pesos de ingresos netos. O, desde otra visión: los juicios fueron iniciados por quienes más ingresos perciben.

En plata. La quita de haberes fue dispuesta por el gobernador, Juan Schiaretti, ante la demora en la Nación de enviarle los fondos para financiar parte del déficit del organismo previsional.

Se proyectó un "ahorro" de 17,1 millones de pesos mensuales, que luego se redujo a 11,5 millones cuando se elevó el piso de la quita. Esto se anunció cuando, luego de varias negociaciones –que persisten todavía hoy por las cifras anteriores a 2008– Amado Boudou, director de la Administración Nacional de la Seguridad Social, prometió enviar 650 millones de pesos para 2008.

Para el período agosto-diciembre, la Caja proyectó emitir 74,7 millones de pesos en TCP, pero por efecto de los amparos el ahorro del efectivo se redujo a 40,6 millones de pesos.

La cifra representa apenas el 1,15 por ciento de los 3.504 millones que la Caja gastó en prestaciones en 2008 y, si persiste esta tendencia, será menos del tres por ciento este año.

¿Vale la pena pagar el costo político por, al fin y al cabo, tan poca plata, con un recorte que tarde o temprano será declarado inconstitucional?

Funcionarios de la Caja y otros vinculados al propio Schiaretti dicen que sí y lo resumen con una explicación: "La Provincia sigue poniendo plata en la Caja de Jubilaciones, pese al recorte". De hecho, en 2008 el aporte del Tesoro Nacional a la Caja –pese al recorte y pese a la ayuda de Anses– cerrará en 200 millones de pesos.

También hay un argumento político: la Provincia no levantará la emergencia, al menos, mientras dure la negociación con la Nación por la deuda anterior a 2008 (ver Un mes más...). Funcionarios creen que una medida así le quitaría peso a la Provincia en la discusión. De hecho, si hay arreglo este mes, Schiaretti estaría dispuesto a tomar esa medida.

De todos modos, en la Caja no creen que el frente judicial esté perdido, pese a que 3.019 beneficiarios obtuvieron fallos favorables de la Justicia.

Dos de esas medidas cautelares (casos Sosa y Apto) están ya en el Tribunal Superior de Justicia y se espera que entre febrero y marzo haya una resolución. La Caja argumentó ante el TSJ que se trata de una ley y que la Corte Suprema no cuestionó la sustancia, sino la formalidad del decreto 1.777. También indica que el auxilio del Tesoro a la Caja equivale a la inversión oficial en el Paicor, el principal programa social, o a la recaudación del Inmobiliario Urbano.

El tesoro no se salva

200 millones. El ejercicio 2008 cerrará, de acuerdo a las proyecciones oficiales, con un auxilio de 200 millones de pesos a la Caja de Jubilaciones, pese a los 650 millones que transfirió Anses y al recorte de 49 millones de pesos a las jubilaciones más altas (pagadas con TCP).

En 2008 , la Caja contó con recursos propios por 2.605 millones de pesos y terminará con un déficit de 942 millones, según proyecciones oficiales.

Comentá la nota