No quedó ni el obrador del Plan de Viviendas Federal II.

En la víspera la empresa Málaga terminó de llevarse los materiales, a pesar de la carta documento enviada por el Ejecutivo para que revierta la medida. Hoy la situación de la obra genera más incertidumbres que certezas.
El Plan de Vivienda Federal II por estas horas parece ser que está más cerca de ser historia que una realidad porque, a la paralización de los trabajos, en la víspera se terminó de desarmar lo que era el obrador. Ante esta situación el Ejecutivo intimó a la empresa constructora para que revierta la medida pero no obtuvo el efecto deseado.

En diálogo con LA VOZ, el secretario de Planeamiento y Obras Públicas del municipio, ingeniero Mario Civalleri, explicó que el martes por la tarde se enteraron que la empresa Málaga S.A., que estaba al frente de los trabajos, estaba desarmando el obrador, por lo que le envió una carta documento para que deponga su actitud.

Sin embargo, no tuvo el efecto esperado ya que en horas del mediodía de ayer apenas se podían observar en el lugar unas pocas chapas y que el material que antes había en el lugar para las viviendas ya no estaba.

En consecuencia el Plan Federal de Vivienda II atraviesa una desidia que arroja que las casi 40 casas que comenzaron a ser construidas, estén totalmente paralizadas e, inclusive, hay 5 que fueron usurpadas.

Por su parte, la empresa Málaga S.A. ya había enviado una carta documento al Municipio para reclamarle que le abone los certificados atrasados. A este reclamo, el Ejecutivo le respondió que a ellos no le corresponde pagarlos porque el dinero debe ser enviado por la Nación, como lo indica un convenio firmado entre el Estado comunal y nacional.

Según se informó, la deuda que actualmente hay con la firma constructora es de un millón doscientos mil pesos, aproximadamente, lo que equivale a unos 4 certificados. Este dinero, debería ser girado por la Nación como lo indica el convenio de financiamiento firmado oportunamente, explicó el ingeniero Mario Civalleri.

Situación

De esta manera, la situación general que atraviesan las viviendas que se levantan en el barrio La Movediza es cada vez más compleja. Por un lado, está el Plan Federal I que tendría que estar finalizado el año pasado y, sin embargo, recién se entregaron terminadas el 40 por ciento de las casas a sus adjudicatarios.

Mientras tanto, la situación del Plan Federal II es más compleja aun porque de las 200 viviendas previstas para su construcción, unicamente se comenzaron a levantar unas 40. Dichas viviendas, apenas tienen levantadas las paredes, el piso y cinco de ellas fueron techadas (precisamente éstas últimas son las usurpadas).

Comentá la nota