Quedó una herida abierta por el trato a los autonconvocados

La CGT y la CTA advirtieron al Gobierno que si atiende a grupos sin personería gremial, se puede generar desconcierto sindical.
El Gobierno cerrará el año con tranquilidad en materia salarial, a partir del acuerdo alcanzado con los distintos gremios. Sin embargo, quedará una herida abierta, que tardará en cicatrizar, porque los dirigentes estatales exteriorizaron su malestar por el trato que se dio a los "autoconvocados" de la salud.

De hecho, la Confederación General del Trabajo (CGT) envió una nota al gobernador, José Alperovich, en la que manifiesta que los profesionales de la salud no están encuadrados en la representación legal. Se apuntó directamente a que no pertenecen a ningún sindicato reconocido por ley, y que no tienen personería gremial. "Este camino nos puede llevar al caos y al desconcierto", advirtieron en la misiva los dirigentes cegetistas Daniel Acosta (secretario de Acción Social) y Pedro Martín Mamaní (secretario adjunto). A este planteó se sumó la Central de Trabajadores Argentinos con la firma del dirigente Martín Rodríguez.

"Señor gobernador, su obligación es transitar por el camino que rigen las relaciones laborales en el marco estatal o privado. Nosotros apoyamos que se vuelva al diálogo amplio y consensuado en el que sólo los gremios confederados pueda sentarse a discutir", señala el documento.

Los dirigentes remarcaron que la legitimidad (del reclamo) no se cuestiona, pero insistieron en que si la ley no debe ser burlada. Por eso, la CGT y la CTA le pidieron una audiencia a Alperovich.

Reclamo docente

Por otra parte, el Frente de Gremios Docentes (FGD) integrado por ATEP, AMET y AMEP insistió en el reclamo de una recomposición salarial antes de fin de año. "Reclamamos un incremento al básico. También exigimos que se reglamente la Ley de Titularización para permitir que se realicen los movimientos previstos por el Estatuto del Docente", señaló David Toledo, secretario adjunto de ATEP.

Comentá la nota