Quedó habilitada la emisión de un bono por U$S 300 millones para hacer obras

LA LEGISLATURA APROBO EL ENDEUDAMIENTO SOLICITADO POR EL PODER EJECUTIVO Luego de un amplio debate en el que participaron todos los bloques, la Legislatura aprobó ayer por amplia mayoría, con 20 votos a favor y sólo 6 en contra, las modificaciones introducidas por el Gobierno a la ley que ya lo autorizaba a endeudarse en 300 millones de dólares, pero ahora con la posibilidad de emitir una serie de bonos que saldrían al mercado, ante la dificultad para obtener ese dinero de la Anses.
La sesión prevista para las 10 empieza a las 17, luego de varias reuniones con funcionarios del Ejecutivo que se prolongaron hasta el mediodía con la presencia del ministro Coordinador Pablo Korn y el Fiscal de Estado Diego Carmona en el Hotel Provincial, y motivaron la introducción de algunas modificaciones al proyecto original.

El oficialismo dio los votos necesarios, y aseguró que esto no cambia el fondo de la ley aprobada el año pasado, sino que amplía las herramientas financieras y da otras posibilidades de financiamiento.

Según fundamentaron los legisladores Oscar García y Javier Touriñán, esta ley no se destinaría a gastos corrientes sino a obras de infraestructura que deberían pasar previamente por la Legislatura, y se enmarca dentro de la ley de administración financiera y la ley de fideicomisos, con el objetivo de poder realizar obras que hoy no se pueden realizar ante el retraso de fondos de parte del Gobierno Nacional.

La UCR, el ARI y el Pach fueron los tres bloques que se opusieron a la ley. Los votos radicales fueron fundamentados por los diputados Risso y Lorenzo. Este último explica que esto es coherente con la oposición a la anterior ley de endeudamiento, ya que no establece cuál sería el destino de los fondos y esto es inconstitucional, ya que permite la venta de las regalías hidrocarburíferas.

Calificó la ley como «un cheque en blanco» para el Ejecutivo, y dijo que ya se contrató a un estudio jurídico de Buenos Aires para formular los bonos, por lo que el apuro en el tratamiento se debe a que el negocio está hecho, y adelanta que la ley va a ir a parar a Tribunales.

Los mismos fundamentos fueron acompañados por el ARI, en tanto que el pachista Roque González cuestionó el punto referido a las garantías que son muy amplias y pueden comprometer mucho a administraciones futuras, y además que no se ponga una tasa tope al endeudamiento. También dijo que le preocupa que esto sea para evitar los controles del Gobierno Nacional.

Comentá la nota