El NEA quedó sin comunicaciones por dos fallas en una sola empresa

La dependencia del NEA de una sola empresa de telecomunicaciones quedó en evidencia ayer del peor modo cuando por más de 6 horas miles de usuarios quedaron sin servicios de telefonía ni Internet por una falla técnica.
Las explicaciones del caso --como siempre sucede con esta empresa-- estuvieron durante toda la tarde a cargo de un despistado operador de call center ubicado en Córdoba, que fuera del manual o los memos recibidos no está capacitado para razonar con los clientes.

Durante estas horas no se tuvo acceso a Internet en cuatro provincias con los lógicos incovenientes de cientos de empresas que dependen de la red para sus operaciones y sin siquiera la alternativa de acudir a la telefonía celular.

Con el correr del tiempo los servicios se fueron normalizando hasta que por la noche fue accesible el gerente de Comunicación de la empresa cuando la irritación de los usuarios había llegado al extremo.

Explicaciones desde la gerencia

Alrededor de las 21 de ayer comenzaron a solucionarse los problemas de en las comunicaciones del NEA. En diálogo con medios de la zona el gerente de Comunicación Institucional y Prensa del Litoral Norte del Grupo Telecom, Pablo Bollati, explicó que "los inconvenientes se originaron en dos cortes en la red de fibra óptica de la empresa". "Estos cortes generaron que todo el sistema de comunicaciones de la zona Litoral Norte entre en emergencia, lo que hace que se generen congestionamientos en las comunicaciones por no tener la misma capacidad de transmisión que las vías interrumpidas", pero que nunca hubo un corte total. Los cortes en la red de fibra óptica de la empresa se habrían producido, uno en la localidad bonaerense de Escobar y el otro en Laguna Paiva en Santa Fe".

El vocero de Telecom explicó que ayer "la situación fue más compleja porque el anillo óptico fue interrumpido en dos puntos por lo que las comunicaciones de la zona Litoral Norte se desviaron circulando por una vía de emergencia de menor capacidad".

Sin embargo lo más preocupante de este tema es la dependencia que existe en la región de una sola empresa que acapara la mayoría de los usuarios de comunicaciones.

Si bien existen alternativas, es evidente que nadie quiere avanzar con inversiones en un territorio monopolizado y que la diversidad de oferta muchas veces obedece a la necesidad de encuadrarse en la ley y no al verdadero juego de la oferta y la demanda.

Comentá la nota