"Quédense tranquilos, la Municipalidad va a funcionar"

Amaya no se alarma por ser el intendente que recibió el menor aumento de recursos.
Perder el vuelo que lo hubiese traído a Tucumán a media tarde no alteró el buen ánimo del intendente, Domingo Amaya. Tampoco la novedad con la que se topará a partir de hoy, cuando reasuma la conducción de la capital tras unos días de descanso: su administración, en comparación con las 12 municipaliades del interior que suscriben el Pacto Social 2010, será la menos beneficiada por la Provincia respecto del aumento de recursos para el pago de los salarios.

"La Municipalidad va a funcionar, quédense tranquilos. Habrá que adecuarse a la situación que vive el país y la provincia, ajustar los números y tratar de recaudar más para devolver más pronto la deuda a la Provincia", respondió Amaya, vía telefónica desde Aeroparque, en Buenos Aires..

Tal como publicó LA GACETA el miércoles pasado, el "Pacto Social" para el pago de sueldos contiene un aumento de partidas. Sin embargo, de la comparación con las cifras fijadas en 2009, surge que la capital será la menos beneficiada. De hecho, la asistencia de $ 323,8 millones para salarios sólo implica una suba de 9% con respecto al año anterior. En tanto, el resto de las ciudades recibirá un 19% de aumento, en promedio. Por ejemplo, Yerba Buena dispondrá de una suba del 23%.

Inversión

"El Pacto Social nos da la tranquilidad de poder hacer frente al funcionamiento del municipio y al pago de sueldos, no hay de qué preocuparse. Sí hay que ajustar, lograr reducir el gasto y mantener el nivel de inversión, que es fundamental. La ciudad necesita que se invierta", amplió.

Según el jefe municipal, la nueva versión del acuerdo con el Poder Ejecutivo es, a nivel general, "muy bueno para los municipios". ¿Qué siente cuando observa los incrementos que recibieron otras ciudades?, se le preguntó. "No puedo tener envidia de eso. En el caso de la capital debemos ser agradecidos porque el gobernador, José Alperovich, nos apoyó y nos sigue apoyando. Todos los tucumanos debemos ponernos contentos cuando cualquier pueblo progresa. Es nuestra tierra. Y bienvenido sea el incremento, porque eso hace que todos los tucumanos vivamos mejor", respondió. E inmediatamente se explayó: "me pongo contento cuando voy al interior y veo los accesos remozados, las ciudades iluminadas. También tiene que haber solidaridad entre todos, porque Tucumán está primero; después está lo individual. Me alegra el crecimiento de otros", dijo.

El intendente ratificó su encolumnamiento con el proyecto político que encabeza Alperovich, y sostuvo que el año en curso no debe estar signado por las disputas electorales. "Yo no tengo mala relación con nadie. Este es un año para trabajar y seguir dando soluciones a los vecinos. Haremos el esfuerzo para mantener el nivel de inversión de los años anteriores. Quizás no se vea lo mismo en cantidad, porque antes tuvimos varios frentes abiertos, pero este año emprenderemos obras grandes, como la cuarta etapa del Paseo de la Independencia y la pavimentación de la avenida Francisco de Aguirre, entre Ejército del Norte y Castro Barros", detalló.

Lo primordial, a criterio de Amaya, es desendeudar al municipio. El primer paso, dijo, se dio al no tomar créditos con organismos privados. "La única deuda es con el Gobierno, y no genera intereses. Según nuestras proyecciones, en 2016 la capital saldrá del endeudamiento", auguró.

Comentá la nota