¿Quedarán 3 de 6?.

Por Jorge Fontevecchia.

Hoy, De Narváez tiene más protagonismo que ningún otro candidato y Michetti casi el mismo que Carrió, Reutemann, Cobos o Scioli. Pero todo será diferente el 29 de junio. Allí las disputas de la provincia o la Ciudad de Buenos Aires pasarán a segundo plano cuando oficialmente se inicie la lucha por las elecciones presidenciales 2011.

Por ejemplo, los dos candidatos opositores con más espacio en los medios y más votados en estos distritos, De Narváez y Michetti, no serán candidatos a presidente en 2011.

Los presidenciables son sólo seis. Kirchner, Reutemann, Cobos, Carrió, Macri y Scioli, pero dos de cada uno de ellos compiten por el mismo espacio político: Kirchner y Scioli por un lado, Cobos y Carrió por el otro, y Reutemann y Macri por el restante. Hay seis candidatos pero también hay tres pares que son mutuamente excluyentes.

Siempre es posible que la Coalición Cívica y el radicalismo vuelvan a separarse presentando cada uno su candidato, pero todo hace imaginar que, ya sea por internas o por acuerdo, el "panradicalismo" aliado al Socialismo tendría un solo candidato: Carrió o Cobos (o Binner, aunque es difícil que el radicalismo acepte un candidato sin algún pasado radical, teniendo el suyo).

Aunque nada se puede descartar, las posibilidades de internas o acuerdo en el peronismo son bastante más remotas porque ambos sectores en pugna, el de Kirchner y el de Reutemann, representan espacios políticos diferentes. Pero el espacio político de Reutemann sí tiene superposiciones con el de Macri al punto que si el peronismo fuera dividido, por un lado el kirchnerismo, autodenominado centroizquierda, y por el otro el peronismo no kirchnerista, denominado de centroderecha, con Reutemann como su candidato, Macri y el PRO se quedarían sin la estructura del peronismo no K. En ese escenario podría De Narváez ser el candidato a gobernador bonaerense del peronismo no K con Reutemann como presidente, y el propio Macri presentarse a la reelección como jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Macri, para ser candidato a presidente con posibilidades de triunfo, precisa no sólo que el peronismo vaya dividido sino que Reutemann decida excluirse de la carrera presidencial 2011, algo que está cada vez más lejos de suceder porque hasta la nueva esposa de Reutemann lo motiva y apoya en ese rumbo.

Dentro del oficialismo la pareja mutuamente excluyente es Kirchner y Scioli, al punto que hasta se especuló con que si en 2011 Kirchner cede la candidatura presidencial de su espacio a Scioli, el candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires podría no ser el actual vicegobernador Balestrini sino hasta el propio Kirchner. Tanto Reutemann como Cobos creen que será el mismísimo ex presidente quien aspire a suceder a su esposa en 2011, y en ese caso Scioli podría aspirar a ser reelecto gobernador de Buenos Aires o, si finalmente asumiera como diputado, candidato a vicepresidente reeditando la fórmula de 2005.

Tanto Scioli como Macri tienen edad como para esperar a 2012, carreras políticas bastante nuevas, y no están cansados. En cambio, Carrió ya fue candidata a presidente en 2003 y 2007 y es "ahora o nunca". Eso explica la virulencia con que ataca a Cobos, quien en la carrera política actual de Lilita le resulta más adversario que el propio Kirchner. Carrió, con un verbódromo tan destemplado como el de Kirchner, no sólo se enemista con Cobos sino también con Binner y quizá con una parte de la sociedad. Así como a Carrió el conflicto con el campo le trajo la pésima noticia de crearle un adversario interno inesperado, Cobos, para Macri no hubo peor noticia a partir del conflicto con el campo que la emergencia de Reutemann como líder peronista no K, y no habría mejor noticia para él que su contrincante se conformase con ser en 2011 gobernador de Santa Fe.

* * *

El porvenir nunca está dado; si lo estuviera sería presente. La tabla que ilustra está página es un juego.

Comentá la nota